Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

sábado, 13 de mayo de 2017

PANORAMA

Panorama político nacional de los últimos siete días China, la inflación y los demonios Mauricio Macri despliega su gira asiática a distancia del barullo político-institucional provocado por un fallo de la Corte Suprema, una ley aprobada al galope por presión de la opinión pública, una cifra de inflación que conspira contra las previsiones oficiales, la ratificación de imputaciones crematísticas que tocan al titular de la Agencia de Inteligencia y un clima de insatisfacciones en el seno la coalición oficialista que quizás augura nuevos cambios en el elenco de gobierno. Por el momento, el Presidente está concentrado en uno de sus objetivos estratégicos: atraer inversiones al país y reforzar la integración de Argentina en el mundo. China se ha ofrecido como socio estratégico y Macri parece predispuesto a aceptar la propuesta, pese a la renuencia de sectores económicos internos y hasta de algunos de sus socios políticos (la diputada Elisa Carrió, por caso). En la segunda década del siglo XXI, China se encuentra en el tope mundial de las exportaciones y las importaciones, es el segundo cliente de Argentina (aunque el primero y principalísimo en materia de soja). Y es también un vendedor relevante: el el número 2 para Argentina. La circunstancia de que las compras chinas al Mercosur (y, en general, a la región) se concentren casi exclusivamente en materias primas ha generado prevenciones. El hecho es observado como un refuerzo de la llamada “primarización” (o “reprimarización”) de las economías sudamericanas. Incuestionablemente, el comercio entre China y la región exhibe hasta el momento ese rasgo: las importaciones chinas están especializadas en productos básicos de la región: minerales, alimentos, petróleo y por lo general un solo producto cubre la porción dominante de las ventas. Más allá de las mencionadas prevenciones, lo cierto es que la formidable demanda china ha sido uno de los factores decisivos (el otro: el vertiginoso desarrollo tecnológico) en el proceso de reversión del deterioro de los términos de intercambio, según el cual las materias primas estaban condenadas a ver progresivamente reducido su valor comparado con el de los bienes industriales. La transición que está ocurriendo en China, que busca sostener ahora su desarrollo en el crecimiento de su mercado interno, supone para los países del Mercosur (y particularmente para Argentina), una doble oportunidad. De un lado se incrementa la demanda de sus principales productos de exportación, requeridos por una nueva clase media que mejora su alimentación a medida que mejoran sus ingresos. Por otra parte, los mayores ingresos de los trabajadores chinos impulsan a los capitales de ese origen a buscar ventajas competitivas en otros horizontes. China se convierte en principal exportador mundial de capitales y despliega políticas activas en materia de inversión en el exterior.Se calcula que a fines de la presente década, la inversión directa china en el exterior estará alrededor del billón y medio de dólares. Las inversiones son las que potencian el comercio, la integración productiva, el avance tecnológico y las mejoras en la productividad, un rubro en el que el país está rezagado y que resulta prioritario para el gobierno de Macri. Cabe suponer, por ello, que una vez más el Presidente volverá de una gira externa con las maletas cargadas de buenas noticias y buenos proyectos. Los demonios A su regreso, deberá lidiar con situaciones menos amables. Su gobierno consiguió zafar de la imputación de haber impulsado solapadamente el fallo de la Corte que aplicó la llamada “ley del 2 por 1” a un caso encuadrado como de “lesa humanidad”, pero para hacerlo probablemente se distanció de una buena porción de su electorado propio, afligida ante el consenso que el Pro facilitó. El debate suscitado por el fallo del máximo tribunal, más allá de sus ineludibles meandros jurídicos, revela un estado de la opinión pública. La casi plena y notoria unanimidad política alcanzada por el repudio al fallo de la Corte – una concordancia que abarcó desde el Pro a los fieles de la señora de Kirchner, pasando por radicales, peronistas, socialdemócratas y trotskistas- antes que evidenciar una vertiginosa y casi mágica clausura de la renombrada brecha, pone en claro que, si en el terreno militar –y apelando a todos los instrumentos de la guerra antiterrorista, incluyendo los màs brutales- la contrainsurgencia de los años 70 pudo vencer a las organizaciones armadas que se alzaron contra el Estado (y decidieron pasar a la clandestinidad durante el gobierno democrático de Juan Perón), esa victoria jamás pudo coronarse en el campo cultural. En ese terreno, navegando bajo la bandera globalista de los derechos humanos, el bloque derrotado terminó tomándose la revancha en una medida tan contundente que ha conseguido hegemonizar la reivindicación y subordinar sucesivas capas periféricas que incluyen a amplios sectores independientes y hasta a explícitos adversarios, como se ha constatado en los últimos días. El error de Bonafini La señora Hebe de Bonafini, que se abstuvo, casi en soledad, de participar en la multitudinaria marcha del miércoles 10 de mayo, argumentó para explicar su actitud que en esa manifestación olfateaba “la teoría de los dos demonios”, esa interpretación sobre los años de plomo que remarca que no sólo hubo crímenes de la dictadura, sino también violencia asesina de la guerrilla. Hay que precisar que la señora de Bonafini se equivocò. La verdad es que tanto la demostración del jueves 10 como la atmósfera generada por el fallo de la Corte (adoptado en una relación 3 a 2, con el Presidente del cuerpo en la minoría) apuntaron a un solo demonio. Más allá de algunos esfuerzos por rendir homenaje al equilibrio, el discurso claramente dominante dejó de lado al bando insurgente de los años ’70 y se concentró en el castigo a la contrainsurgencia. La dialéctica del conflicto se quedó sin uno de sus polos. Por lo demás, si los represores de aquellos años se proponían “aniquilar” al terrorismo que desafiaba al Estado, la prédica de estos días sugiere la misma medicina a la inversa. A aquellos demonizados como encarnaciòn exclusiva del Mal se los excluye preventivamente de la humanidad. Se propone no reconocerles derecho alguno y retacearles los que tuvieran. La discusión sobre el fallo de la Corte –que pocos leyeron, incluyendo a varios de los que opinan por TV- tiene poco que ver, en rigor, con la ley del 2 por 1 o con sofisticaciones jurídicas. Màs bien remite a una opinión pública cambiante, que un tiempo simpatizó con la guerrilla, màs tarde respirò aliviada cuando los militares tomaron el poder en marzo del 76, unos años después aplaudió los juicios de Alfonsín contra los militares y tuvo esperanzas en la propuesta de pacificación que el líder radical intentò con su idea de las tres responsabilidades (las de los que dieron las órdenes de la represión, las de quienes se excedieron, y las de la mayoría que cumplió profesionalmente las órdenes superiores). Y que hoy, a juzgar por lo que ha ocurrido estos días, parece haber dejado atrás aquellas ilusiones: el clima dominante en relación con el fallo parece más próximo a las ideas de kirchneristas como Horacio Verbitsky que a aquellas aspiraciones de Raúl Alfonsín. Un hombre que formó parte de aquel alfonsinismo y antes había sido durante un período detenido-desaparecido, el ex senador Ricardo Lafferriere, comentó al respecto: “Entristece un poco ver la confusión de algunos que –en todo su derecho, por supuesto- “condenan” el fallo. Tal vez sea confusión entre justicia y venganza, tal vez teman ser confundidos porque haya sido también confuso su papel cuando había que luchar en serio por los derechos humanos y miraban para otro lado. Tal vez estén realmente confundidos. O tal vez, simplemente, les falte la valentía democrática y republicana que mostró la Corte en este fallo”. Mitrismo y caníbales Triste o no, esa es la realidad que parece lejana de los sueños de reconciliación. A la luz de los hechos, las especulaciones de la política corta (¿El pronunciamiento fue inducido por el gobierno?¿Favorece a Lorenzetti, que votó en contra? ¿Hay una interna en la Corte?¿Quieren desplazar a los que aprobaron este fallo?) resultan minucias. Más bien habría que pensar cómo se pacifica una sociedad donde muchos, muchísimos de sus miembros, invocando los derechos humanos, parecen dispuestos a castigar a los caníbales comiéndoselos. ¿Habrá que aplicar el lema de Bartolomé Mitre: “Cuando todo el mundo se equivoca todo el mundo tiene razón”? Jorge Raventos

No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza