Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

sábado, 25 de febrero de 2017

DISPAREN SOBRE TRUMP

*DISPAREN SOBRE TRUMP Calendar febrero 25, 2017 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (25/2/2017) Es difícil de creer, pero los medios locales e internacionales, se ha puesto de acuerdo: hay que criticar a Trump. Y no es que Trump no sea pasible de muchas críticas. Insiste en tomar medidas chocantes, de esas que producen escándalos y temores de todo tipo. Con Trump subsiste la duda, ¿podrá el sistema de los Estados Unidos meterlo en el brete de lo constitucionalmente correcto, o deberá recurrir al juicio político? ¿Será Trump un presidente “normal” o desencadenará una guerra generalizada? Nadie lo sabe. Eso de que, por primera vez en los EEUU, en una reunión con el secretario de prensa, no se dejó entrar a los medios anti Trump y se le permitió la entrada sólo a los medios afines; no es digno de una administración norteamericana. No había sucedido nunca. La relación directa de Trump con la gente, vía tuits, cuestión de eliminar al intermediario que es el rol de la prensa, sumado a la mayoría de las medidas que toma, despiertan el odio de gran parte de la prensa a la que él le responde con el mismo odio. Ese odio es una avenida de doble mano. Pero más allá de los cuestionamientos que despierta Trump en la gente y en el periodismo en particular, pensemos en un hecho puntual: las medidas que ha tomado Trump con respecto a los ilegales indocumentados. Al César lo que es del César. ¿Qué país del mundo quiere recibir ilegales? Ninguno. No estamos en tiempos decimonónicos en los que América necesitaba poblarse, ya lo está. Y en esas épocas los inmigrantes tenían cupos establecidos estrictos, eran recibidos por las autoridades y se los censaba antes de dejarlos entrar. Hoy pretende ser igual y eso está bien. No me refiero a los que ya están establecidos en los EEUU desde hace años, aunque deberían haber tomado ellos mismos precauciones para ser regularizados. El tema no son los inmigrantes, son los medios. Nadie abandona su país, su familia, sus amigos, su idioma, sus costumbres, su comida, si no es por una necesidad imperiosa. Irse a vivir a otro país es una decisión desesperada. Y lo hacen para ser perseguidos por ser ilegales, trabajando por sueldos muy menores a los de sus pares legales. ¿Qué va a hacer California sin niñeras, jardineros, pileteros, cocineros que ganan menos de la mitad de lo que ganarían si tuvieran la famosa “green card”, o la soñada y esquiva ciudadanía? Son explotados y lo saben. Aún así abandonan sus países, porque en ellos se vive mucho peor. Sería fantástico que el 10% de las críticas que recibe Trump al respecto, se dirigieran hacia los países expulsores de esos miles de personas obligadas a emigrar. México reconoce que por su territorio pasan gentes de otros países hacia los EEUU. También pasan mexicanos corridos por la violencia de los cárteles de la droga, que su gobierno no consigue controlar. A México hay que sumarle algunos países de América Central que no son ricos en recursos naturales y tienen malos gobiernos que echan a sus ciudadanos, ¿por qué ningún medio los cuestiona? Finlandia es un país pobre en recursos naturales y tiene una población rica. Gobiernos con creatividad lo han conseguido a través de un teléfono, bosques y papeleras. Y una espectacular educación que llega a todos sus ciudadanos. Suiza vive de sus bancos y su eterna neutralidad. Israel era un desierto, hoy es un país deslumbrante y eso que vive en estado de guerra. Los buenos gobiernos son creativos para mejorar la vida de su gente. Pero nadie se ocupa de estos malos gobiernos, de estos países expulsores de su propia gente, por la que no tienen ningún respeto. Pero de eso no se habla, la culpa es de Trump. Con la monserga de que son países pobres, nadie escribe o habla de que son países mal gobernados. Sería maravilloso y refrescante que las culpas, cuando las hubiere, se pusieran donde debieren estar. Se sabe que no hay consecuencia sin causa previa. Entonces hablen, aunque sea un poquito, sobre las causas previas, antes de dogmatizar sobre las consecuencias. *”Disparen sobre el pianista”, filme icónico de Francois Truffault, 1960.

CARNAVAL SIN MÁSCARAS

clip_image002 Carnaval sin Máscaras “En esta tierra nuestra, la verdad ha muerto hace mucho tiempo”. Fernando Aramburu Los disfraces han desaparecido, los antifaces han sido olvidados y ya todos sabemos quién es quién en el baile. Después del carnaval, el miércoles de cenizas nos traerá nuevamente a la realidad pero, como la semana hábil será muy breve, el final de fiesta se producirá el lunes 6 de marzo. Entre ese día y el siguiente, se producirán algunos hechos de relevancia pero distintos, aún cuando todos comparten la imagen que sirve de título a esta nota. El Presidente Macri habrá regresado de su paseo triunfal por Madrid, que tendrá repercusiones positivas en un futuro mediato pero si, ingenuamente, espera encontrar aquí a unos caballeros que, al menos por un elemental pudor, lo respetaran por no haber desnudado en su momento la crisis que recibió en 2015, se equivocará una vez más. Enfrente tiene la peor clase de tahúres, los que padecen de amnesia voluntaria, capaces de simular el olvido de su propio y reciente pasado, de abjurar del kirchnerismo en el que participaron y seguir jugando sucio en el partido. Lo único que buscan es volver al poder, practicar el más abyecto populismo y enriquecerse en el camino. Los gremios que nuclean a los “trabajadores de la educación” –ex maestros-, anunciaron encantados que el ciclo lectivo no comenzará el 6, como estaba previsto, y que están dispuestos a seguir extorsionando a la sociedad. Perjudican -¿los llamarán “daños colaterales”?- a los más desprotegidos de los chicos con tal de disparar contra el Gobierno y se asocian, descaradamente, a la campaña de desestabilización en la que están empeñadas varias usinas afines. Lamentablemente, y además de la trágica pérdida de días de clase en el “siglo del conocimiento”, entre otras cosas las escuelas cerradas implican niños sin alimentos y padres que pierden el “presentismo” por la necesidad de permanecer en casa cuidándolos. Como reinvidicación sindical, todo vale: la resistencia a la evaluación y el perfeccionamiento de los docentes, a la corrección del sideral ausentismo, la duplicación de cargos hasta el infinito. Si bien los salarios nominales que perciben pueden parecer bajos, al menos en la ciudad de Buenos Aires un maestro recién recibido, con una jornada básica de cuatro horas, percibe más de once mil pesos. ¿Es un motivo real, cuando toda la ciudadanía está sufriendo mientras paga los errores y los robos de la década kirchnerista o, simplemente, se está haciendo demagogia y oposición salvaje con la huelga? Me pareció altamente positivo un movimiento, generado a través de Tweeter, por voluntarios a-partidarios, que se ofrecen para dar clases durante la huelga nacional anunciada por Roberto Baradel, líder del gremio más combativo, y sus congéneres de los demás sindicatos, y evitar así, al menos parcialmente, los enormes perjuicios que causará. Y digo positivo porque muestra el profundo hartazgo social frente al accionar de estos verdaderos delincuentes que, embanderados en los reclamos gremiales, buscan sólo réditos políticos. Ese mismo lunes veremos, por primera vez, a los retoños de doña Cristina, el Diputado Máximo y la joven Florencia, concurrir a los Tribunales de Comodoro Py para prestar declaración indagatoria en la causa Los Sauces, y los seguirá Cristina al otro día. Tienen razón Luis D’Elía y Eugenio Zaffaroni en preocuparse, ya que es posible –aunque altamente improbable- que quede detenida pese a tratarse, después de la denuncia del Fiscal Nisman por encubrimiento del terrorismo, de la causa que más la preocupa. Nuestra abogada exitosa volvió a usar Tweeter para brindar su apoyo e invitar a sus fieles a sumarse a la marcha contra el Gobierno que, también para el martes ha sido dispuesta por los triunviros de la CGT; pero la catarata de tuits no contuvo uno sólo que se refiriera al Gral. Milani. No es para menos ya que, después de apañarlo durante años, de encumbrarlo a la jefatura del Ejército, de ponerlo al frente del espionaje interno y de darle cifras siderales para su equipamiento –y para que robara a manos llenas-, hoy el noble guerrero se ha transformado en la bala más potente que haya atravesado el relato trucho y el negocio de los derechos humanos tuertos. Luego del anuncio de la principal central obrera, rápidamente aprovecharon CTA y ATE, los piqueteros, los desocupados, el atomizado PJ pegado con engrudo en San Vicente, los educadores y cuantos pretenden expulsar a Macri y volver a las recientes épocas de corrupción y latrocinios impunes, para recuperar protagonismo. Los convocantes son quienes reciben las peores calificaciones de una sociedad que, sin embargo y por inacción o por abulia, permite que sus dirigentes se perpetúen en sus cargos. Porque, si bien la economía personal de los argentinos no da demasiado espacio para el optimismo todavía, me pregunto qué pretenden quienes marcharán el martes que haga el Gobierno: ¿seguir aumentando el déficit, la emisión, el endeudamiento, los impuestos o los subsidios?; cualquiera de esas recetas lleva a mayor inflación, el impuesto más gravoso para los pobres, es decir, para aquéllos a quienes dicen representar. ¿Qué harán por ellos, si siguen en esta tesitura en vez de capacitarlos, cuando el progreso de la ciencia expulse del mercado laboral a los menos preparados?; ¿harán huelga como la de Pablo Moyano, cuando consiguió que los bancos siguieran mandando los extractos en papel y por correo? ¿Dónde deberían buscarse recursos para hacer frente a los reclamos? Hay una sola respuesta: en el crecimiento de la economía, y para ello se necesitan varios elementos: inversión, productividad, seguridad jurídica, previsibilidad, respeto a las normas, y debemos ser nosotros mismos, con las verdaderas fortunas que muchos tienen en el exterior, quienes nos pongamos el país al hombro, porque el mundo se hartó de escuchar nuestros llantos mientras, una y otra vez, nos pegamos tiros en los pies. ¿O es que no hemos oído fuera, cada vez que intentamos que vengan a invertir, la lapidaria apelación: “comiencen ustedes por confiar en la Argentina”? Macri y Cambiemos podrían fracasar, claro, pero al menos están intentando apartarnos del rumbo de segura colisión con un iceberg en que tantos años de politiquería, de corrupción y de populismo nos habían colocado. En 2015, y por escaso margen, los argentinos decidimos que no queríamos transformarnos en la tristísima Venezuela de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, en la paupérrima Cuba de Fidel y Raúl Castro, o en otro cualquiera de los engendros con que el “socialismo del siglo XXI” había sembrado nuestra sufrida región. Si ese fracaso se produjera, allí estarán los personeros del pasado para regresar y, otra vez, suicidarnos en masa. No incurramos en el disparate, instalado por los medios y por las usinas K, de igualar las denuncias que se hacen contra Cambiemos, todos los días, con la corrupción kirchnerista y, mucho menos, caigamos en la estupidez de Jorge Asis que, hace poco, llamó a éste “tercer gobierno radical”, o de Sergio Massa, tratando de instalar la comparación con Fernando de la Rúa; todo ello no hace más que dar aire a los golpistas, que hay ya muchos. Los errores del Gobierno me duelen, y mucho, pero creo que no me queda otra que apretar los dientes, seguir para adelante y, en la medida de mis escasas posibilidades, evitar que siga cometiéndolos. Bs.As., 25 Feb 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

miércoles, 22 de febrero de 2017

MACRICIO

Esta vuelta a fojas cero, de un trunco proyecto de condonación de un hijo a su padre, acredita mucho más que la simple anécdota y el inofensivo yerro de una conmutación demasiado escandalosa y ruinosa, para los intereses que un Presidente debe tutelar respecto a los Caudales Públicos que le fueron confiados en diciembre del último año. Lo que puso al desnudo esta jugarreta, fue mucho más allá de la mera "avivada" de intentar zafar a Socma de un jugoso desembolso y notoriamente ruinoso para los intereses de la familia presidencial que es su propietaria. Nos demuestra en esencia, cuáles son los componentes básicos pero fundamentales que forjan a una "Patria Contratista" que ha sido la cimiente de la corruptela, a un extremo, que era desconocida en el manejo de la Cosa Pública, antes de su gestación a mediados de los setenta. Todos quienes sucedieron a los Militares, simplemente copiaron esa ruinosa matriz que consistía en "licitaciones arregladas", de las que primero el Turco y luego los K, hicieron sus deleites y fortunas, incesantes y sin límites de pudor alguno. Y finalmente, también nos ha exhibido que el Presidente, solo tiene en la mira, fortalecer su empresa familiar y ponerla a resguardo de cualquier evento que contribuya a un quebranto y/o disminución de sus abultadas ganancias. Pero evidente es que ha requerido para pergeñar esta ciclópea estafa a los Contribuyentes, de un adláter imprescindible como el "comemierda" este de Aguad -viejo bandido y defraudador de nuestros Hermanos Correntinos-, cuando se "caloteó" para sí, más de cincuenta millones de dólares, en su desastrado paso como Interventor Federal en Corrientes. ¿A qué sujeto de otra caladura inmoral mas afín, le podría haber confiado Macri ese diabólico Plan? Precisamente a alguien ungido con palmas y honores por los Radicales Cordobeses que lo impusieron en su afán aliancista. Lo que nos demuestra una vez más que sin importar quién siga en una eventual sucesión presidencial por vacancia, el tumor nauseabundo seguirá incólume, porque la metástasis de toda la clase política es idéntica. Pero admitiendo esa visión mortuoria e inexorable, de todas formas me interrogo ¿hasta cuándo seguiremos tolerando improvisaciones, Ceos, y tipejos con frondosos prontuarios, manejando con absoluta discrecionalidad los asuntos del Estado, con esa ubre que sigue prodigando el alimento para que todos estos canallas se alimenten? Una nueva leyenda urbana se está viralizando, y esta es que Macricio tuvo algo de responsabilidad en el accidente de la Michetti que la dejó inválida. No puedo respaldar esos rumores porque no me constan, como tampoco me extrañaría, si resultasen ciertos. Porque en esta "Argentina al voleo", todo es posible y conjugable. Sobre todo cuando las expectativas futuristas solo se dirimen entre otorgarle más soga al Gobierno o retroceder hasta diciembre pasado y que le allanemos el camino a la Banda que se retiró indemne y que se estrenará en octubre y "veremos próximamente solo en cines". Y cuando las variables de ajuste, transitan por los decisorios tan malsanos como los que están ahora y quienes se retiraron momentáneamente. Brasil, Oderrecht y el pandémico Lavajato que está contaminando a toda esta cancerígena América Latina, al menos cuenta con un resorte morigerador, en su Poder Judicial. Pero nosotros no contamos ni con ese mínimo emético. Que los actuales acérrimos enemigos de Kretina, sean magistrados que integraron la "servilleta de Corach", o que otros que por una cuestión meramente generacional, no llegaron a formar parte de ella, como este absurdo de Casanello que todavía tiene la pendencia de demostrar que no era concurrente a Olivos, cuando los K, nos delinea el absurdo en el que estamos inmersos. Muchos se sorprenden sin explicar académicamente, la inaparición de los "brotes verdes" y al hacerlo omiten -ignoro si deliberadamente o por ausencia de neuronas- que la Argentina es una Nación sospechada, por la inexistencia de fuerzas políticas referentes y aprestadas para irrumpir democráticamente o incluso por las vías de hecho, para hacerse del Poder y "poner la casa en orden", como pontificaba aquel idiota de Alfonsín. Por ello el Presidente, con una deslavada conferencia de Prensa, se declaró culpable de una "tentativa fraudatoria" y fin de la historia. Harán arreglos para que brinde algunas explicaciones banales frente a alguno de los cafres de Comdoro Py, y seguiremos para adelante como si nada hubiese sucedido. Cuando medito por momentos, en el escándalo del Hotel Watergate y sus consecuencias de arrastrar a un todo poderoso como Nixon que liquidó el asunto Vietnamita y forzó a los Chinos a abrir su economía, y a pesar de todo se vio impelido a dimitir, por un caso de "simples escuchas en las oficinas Demócratas", advierto cuán adormilado por no decir exánime, tenemos en Argentina, el concepto de la validez de una simple Norma Jurídica. No contamos ni con una puta noción de lo que etimológicamente significa ese vocablo. Por ello -más allá que en lo particular infiero la salida de Macri- o si me equivoco su continuidad, en nada habrá de contribuir para que alguien, galvanizado con el deber ser, pueda reemplazarlo y/o desplazarlo. Carrió navega entre el consenso a éstos y una forma oscilante de sanción moral, pero tampoco deja en claro que está en condiciones de tomar el cetro, por las buenas o las malas, lo que nos irroga cierto desconcierto. Porque a pesar de los "chupones telefónicos" con el Tío Donald que tiene su propia e indescifrable interna, el Presidente de nada puede ser garante. Por ello, al menos en lo personal supongo que... MACRICIO NOS ESTÁ MOSTRANDO EL CAMINO DE SU RENUNCIA. Cordialmente Carlos Belgrano.- alarosadatodos@gmail.com

martes, 21 de febrero de 2017

MACRI: BASTA!!!!!!!!!!!!!

Macri, basta de perversos Derechos Humanos de la UN por Sergio Antonio Graziano Argentina se caracteriza por haber traicionado a los militares que salvaron a la Nación, y a su sociedad e instituciones de la masacre y la destrucción a manos de la guerrilla marxista entrenada por Fidel Castro y por la OLP. Los militares que iniciaron el Proceso de Reorganización Nacional, instigados con desesperación por toda la sociedad argentina que rogaba que tomaran el poder, y especialmente por su clase política, que sabía que si los militares no actuaban iban a morir en manos de la guerrilla, debatieron a fondo el método de combate contra organizaciones terroristas de criminales sin uniforme, fanáticos, psicópatas, crueles e inmorales y que contaban con apoyo financiero y técnico de otras organizaciones terroristas en el exterior así como de gobiernos como el de Cuba, Rusia, China, Vietnam, etc. El método legal, utilizado años antes por la Cámara del Crimen integrada por el Juez Quiroga, no iba a servir, a juzgar por lo ocurrido con ese Juez cuando el peronismo de Cámpora y Righi decreto la amnistía que liberó a mas de 1000 terroristas condenados legalmente por sus crímenes contra el país. Los terroristas asesinaron al Juez Quiroga. Fue lo primero que hicieron. Los militares vieron claramente que el peronismo y el radicalismo, esencialmente inmorales, iban a volver a decretar amnistías y perdones presidenciales, como de hecho luego lo hicieron Alfonsín y Menem, y decidieron la aniquilación completa del enemigo terrorista y apátrida, ya que después, ante una nueva amnistía decretada por los inmorales políticos, sabían que iban a quedar indefensos como el Juez Quiroga. Ver mi nota en El Informador Publico al respecto:https://www.informado rpublico.com/opinion/juez- quiroga-el-sindrome-de-su- destino-fatal-paraliza-a-los- jueces-en-las-causas-contra- funcionarios El problema es que en realidad, si bien los militares emplearon métodos antiinsurgentes que incluían la tortura y la ejecución sumaria, no llevaron la lucha a fondo y... extrañamente, muchos de los lideres guerrilleros responsables de miles de asesinatos y atentados, están no sólo vivos sino que ocupan cargos en los tres poderes y fueron indemnizados. Esta aberración fue planificada, impulsada y financiada por los ingenieros social darwinista hegelianos de la UN, que diseño estas herramientas con el fin de deconstruir social, institucional y culturalmente a la Argentina, destruyendo sus valores político-institucionales, morales, históricos, culturales, folklóricos, religiosos... su misma identidad como país. Los periodistas y la clase política, luego del fracaso de Malvinas y de la mediocre actitud y comportamiento de los últimos jefes militares, decidieron vender el país a la UN y así, la gran mentira y relato de una "Dictadura Siniestra" fue establecido y fortalecido a diario por miles de comentarios, programas, filmes, falaces programas de estudio en las escuelas, por la literatura y los medios. La realidad es, que los militares del Proceso de Reorganización Nacional se enfrentaron en una guerra sucia contra asesinos psicópatas y malvados. Se enfrentaron militarmente a la peor amenaza que sufrió el país en su historia, ya que los terroristas, de haber triunfado militarmente, hubieran asesinado hasta un millón de personas, según declaraciones de varios de sus dirigentes. Cuando votamos a Macri, esperábamos que terminara con el "curro de los derechos humanos" y que liberara a los militares presos, que han aceptado con resignación y valor los que sus traidores políticos, que están vivos gracias a ellos, les infligieron arbitraria e ilegalmente. Y Macri sigue con esta traición. ¿Por qué lo hace? Porque tiene un compromiso con la UN. Porque es un inmoral. Ya hemos visto como la UN pretendió apoyar la aberrante Ley de Medios K a través de su Relator para Libertad de Prensa Frank La Rue y ahora como la UN y la OEA tratan de liberar a la Milagros Salas, el agente de deconstrucción cultural par excelence... ya que esta mujer y su organización en la calle aseguran a la UN un control sobre la autonomía de cualquier gobierno y porque esta mujer y su organización aseguran a la UN que los valores tradicionales del país sigan siendo sustituidos por anti valores paganos y contrarios a la idiosincrasia del país. Si la inmigración de comunidades marginales extranjeras combinada con la deconstrucción cultural llevada adelante en la música, la cultura, las costumbres, la religión, la enseñanza en las escuelas, la historia y la predica deconstructiva y falaz desde el periodismo continuara, en diez años más la mayoría de la población no sabría quién fue San Martín, Gardel, Troilo y Falú, y sólo hablaría de fútbol y de Shakira, Tinelli y Sabina. Macri obedece a la UN y ha aceptado nombrar a funcionarios impuestos por la UN como Avruj, como la Malcorra, como tantos otros agentes de la Sociocracia internacional que trabaja para el Global Government, y que Trump, en Estados Unidos ha comenzado a desmantelar, quitándole en primer lugar la financiación. Macri, debe Usted terminar con la influencia nefasta, nefaria, luciferiana y esclavista de la UN y sus ONGs con Status Consultivo de la UN en Argentina. Debe Usted terminar con la influencia del CELS financiado por Fundación Ford. Debe Usted terminar con la aberración de los militares presos y debe Usted alinearse con Estados Unidos inmediatamente, ya que no hay otra manera de liberar al país de las garras de los destructores de valores, de los destructores de la moral y las tradiciones argentinas. Usted Macri, debe aliarse con el peronismo tradicional de Rucci y Perón y debe extirpar de la vida política a los guerrilleros y a los sociócratas vendidos a la UN. Macri debe reconocer públicamente la gloria de los militares y su servicio a la patria así como hoy se reconoce y se condecora a los soldados que luchan contra ISIS o Estado Islámico en todo el mundo. Macri debe hacerlo pronto. Muchos no lo votaremos si sigue con su traición a la patria y su complicidad con la mentira. Exigimos investigación sobre las indemnizaciones dadas a guerrilleros y parientes. Exigimos juzgar a los guerrilleros por su ataque a la Republica Argentina. Macri, libere a los militares ahora. Macri deshágase de Avruj y los cientos de funcionarios de Derechos Humanos Sociocráticos que plagan cada Ministerio, Secretaria y repartición del estado, desde donde controlan que nadie intente desmantelar la mentira. Macri, hágalo ahora o esto termina en otra guerra civil. No le queda tiempo. Hágalo ahora o sufra las consecuencias. Está avisado. Sergio Antonio Graziano

sábado, 18 de febrero de 2017

DE MILANI AL CORREO

Panorama político nacional de los últimos siete días De Milani al Correo: crímenes y pecados La detención del teniente general (RE) César Milani, ordenada inesperadamente por un juez federal de la provincia de La Rioja, tuvo dos efectos inmediatos: profundizó la crisis del ya perforado relato kirchnerista sobre los derechos humanos y, paralelamente, contribuyó a desviar la atención pública de la seguidilla de desbarres políticos protagonizados por el gobierno. Milani es indagado en La Rioja por los secuestros de Pedro Adán Olivera y de su hijo Ramón, en 1977, se lo investiga en Tucumán por la desaparición del soldado Alberto Ledo y soporta dos causas por enriquecimiento ilícito. LAS PALABRAS Y LOS HECHOS No hace una semana siquiera desde que la exministra de Defensa K, Nilda Garré, propuso que se criminalice la discusión sobre el capítulo de la violencia de los años setenta del siglo XX, proclamando una defensa a ultranza de la versión más parcial de la política de derechos humanos. Resulta revelador que haya sido la misma Garré quien, desde el manejo de la cartera de Defensa, pavimentó el ascenso de Milani a la jefatura del Ejército, con la señora Cristina deK irchner como Presidente, y cubrió con partidas presupuestarias y retórica el desarrollo de su actividad de inteligencia. Doble discurso a la intemperie. La señora Hebe de Bonafini declaró en su momento que ella no creía las denuncias contra Milani (registradas en el documento Nunca Más y formuladas por la organización de Madres de Plaza de Mayo de La Rioja) porque "Garré me dijo una y mil veces que era una mentira". La propia Bonafini, con la participación de su organización, gerenciada por Sergio Shocklender, en los desvíos de fondos públicos del Plan sueños Compartidos, ha sido otra gran contribuyente a la degradación facciosa de la bandera de los derechos humanos. El tema no está cerrado, como pretende Garré, sino que parece reabrirse en busca de miradas ecuánimes y objetivas. ¿EL KIRCHN ERISMO COMO METRO PATRÓN? Durante la década K, el tema derechos humanos fue utilizado como tapadera para encubrir maniobras non sanctas pero también como instrumento para simplificar y distorsionar el debate político. Irónicamente, en la actualidad un papel análogo lo juegan el kirchnerismo y los casos emblemáticos de corrupción de la última década. Desde el oficialismo a menudo se esgrime la comparación con la etapa K para embellecer exageradamente actitudes propias (o disimular errores ) y desvirtuar críticas. “Corrupción era la de aquella época”, “Este Presidente responde en conferencia de prensa”, “Nosotros reconocemos nuestros errores”. Son argumentos pobres y cada vez más ineficaces. Poner un patrón comparativo deliberadamente bajo es un sinónimo de facilismo. Confundir las críticas con intenciones de “volver a ese pasado”, es engaño o autoengaño. Más allá del alivio mediático que supone la detención de Milani y el mero paso del tiempo, el gobierno haría bien en analizar seriamente lo que ocurrió alrededor de tres asuntos últimos: la discusión por el acuerdo con Correo Argentino S.A., el intento de reformar por resolución administrativa la liquidación de las jubilaciones y el rechazo al acuerdo salarial alcanzado por el gremio bancario y las instituciones financieras. EL PECADODE LA UNILATERALIDAD Los tres casos tienen un denominador común: la unilateralidad, la voluntad de decidir “de arriba abajo”, con pocas o ninguna consulta, con poco o ningún control. El caso del aumento bancario estaba resuelto por acuerdo de las partes (incluyendo en las partes a bancos oficiales, como el Nación). Se impulsó al ministerio de Trabajo a rechazar el aumento (porque superaba el techo que el gobierno quiere fijar), sobrevino una amenaza de paro; intervino un mediador de parte (del sector patronal) y finalmente, con un poco de maquillaje, se levantó el paro convocado y el gremio consiguió el aumento que pretendía. Es obvio que el gobierno podía haberse ahorrado el desgaste de un gesto unilateral de negativa. En el tema jubilatorio, la discusión no pasa por “el cálculo aritmético” del que habló el Presidente en su conferencia de prensa, sino, una vez más, por la unilateralidad. El gobierno decidió modificar por las suyas, sin avisar siquiera a sus aliados de coalición (mucho menos a otras fuerzas políticas), ni a las organizaciones sindicales ni a las organizaciones de jubilados, el procedimiento que viene aplicándose, por ley, para liquidar los aumentos a jubilados y otros beneficios previsionales y sociales. Más allá de que la incidencia sobre cada beneficiario fuera de 20 pesos (“no nos van a correr por 20 pesos”, trató de minimizar uno de los vicejefes de gabinete), el tema es que se decidió inconsultamente. De paso, la transferencia global no es tan mínima: los jubilados transfieren con ese cambio aritmético entre 3.000 y 5.000 millones de pesos al barril del gobierno. Un detalle más: la responsabilidad por el “cambio aritmético” no la asumieron quienes lo elucubraron (jefatura de gabinete) sino que fue derivada a la secretaría de Seguridad Social del ministerio de Trabajo (“ocupada por un peronista”, se abundó informativamente). En el caso del Correo era inevitable que se suscitara un fuerte debate político, pues el tema involucra no sólo la preservación del patrimonio público sino un trasfondo ético-político que incluso va más allá de la sospecha sobre beneficios indebidos . TARDE PIASTE Como señalábamos en este espacio un domingo atrás, “la coalición Cambiemos ha buscado perfilarse en la política argentina con el signo de la transparencia administrativa. Ese es un requerimiento de la gran mayoría del electorado, y muy principalmente del público propio del oficialismo, razón por la cual las situaciones que lo ponen en duda afectan políticamente al gobierno y a sus socios”. Elisa Carrió, que basa su capital político en la distribución de condenas y absoluciones morales, ha tenido que hacer esfuerzos y alejarse del escenario para no pronunciarse personalmente sobre el asunto, pero dio luz verde a alguna de sus espadas para que expresaran su desagrado con los procedimientos aplicados por el gobierno que ella apoya. Los radicales se muerden la lengua para no criticar en voz alta. En cualquier caso, no se callan en privado. Tanto el jefe del bloque radical, Mario Negri, como Carrió le hicieron conocer telefónicamente sus discrepancias al Presidente. Ella levantó bastante el tono, algo que no cayó bien en el ámbito de la presidencia. La Casa Rosada, en rigor, sólo reaccionó después de que el escándalo alcanzó su apogeo. Y lo hizo con una combinación de suficiencia y vacilación. Una conferencia de prensa como la que ofreció el jueves el Presidente para explicar el punto de vista oficial debió haber ocurrido antes: hubiera sido mejor que el silencio de las primeras horas, la improvisación de las siguientes y las operaciones tendientes a devaluar a la fiscal que denunció el arreglo o a atribuir los cuestionamientos a “operaciones políticas de un año electoral”. Es insidioso cuestionar las divergencias como “electoralismo”. En el “año electoral” y en la misma semana en que se voceaban estas cuestiones, la oposición ayudaba al oficialismo a enmendar, con una aprobación legislativa, otro error unilateral del gobierno: la imposición por decreto de necesidad y urgencia de una norma sobre seguros de riesgo laboral que contaba con consenso y con la media sanción del Senado. Por otra parte, el propio gobierno se disponía a cruzar por el puente que el sector mayoritario de la oposición (peronistas no K, renovadores, GEN, Libres del Sur, etc.) le ofrecía: dar marcha atrás con el acuerdo del Correo. “MIS OJOS Y MI INTELIGENCIA” Aquellos funcionarios propios que Macri calificó como “mis ojos y mi inteligencia” no vieron venir ni entendieron las implicancias políticas de impulsar el controvertido acuerdo con Correo Argentino SA sin someterlo previamente al escrutinio de los organismos pertinentes de control , de la oposición y la opinión pública. Expusieron así al Presidente a la obvia objeción de estar beneficiando a una empresa familiar que integró, de la que forman parte sus hijos y de la que él mismo es heredero potencial. Finalmente él mismo tuvo que salir al toro, aunque descargó responsabilidades (disculpándolo) sobre el ministro Aguad, al que exhortó a que dé marcha atrás con los acuerdos (que no están en vigencia-dijo-, aunque en gran medida por mérito de la fiscal que lo denunció) Habían sido muy débiles los argumentos del segundo nivel de la Casa Rosada. Primero: con la excusa de evitar el involucramiento, se insistió en que el Presidente no había sido informado del acuerdo con la empresa de Correo. Argumento poco creíble y en suma estéril: implicaba dejar al Macri al margen de un tema de alta sensibilidad política y no evitaba su involucramiento, como lo demostró el final, ya que el Presidente in formó que había dado instrucciones al ministro Aguad sobre el tema. “EMBELECOS FRAGUADOS EN LA BOCA” Las explicaciones equívocas o engañosas habían empezado temprano. La semana última, en espacio se dijo: “es inverosímil la conducta del ministro del ramo, Oscar Aguad, que afirma que nunca habló del tema ni con el Presidente ni con el jefe de gabinete Marcos Peña. A un político cordobés astuto como Aguad no podría escapársele el alto voltaje potencial de un acuerdo entre el gobierno de Mauricio Macri y una empresa de su padre. Si realmente menospreció esa circunstancia y realmente es verdad que omitió informar a tiempo a Peña y a Macri, tal vez en la Casa Rosada concluyan que ha perdido la maña política que justificó su designación”. Unos días después, cuando el tema se calentó en los medios, el propio Aguad se encargó de rectificar sus primeras declaraciones: “Yo le avisé a Marcos Peña y él me dijo: Dale para adelante”. La Jefatura de Gabinete abusó de la interesada comparación con el gobierno K, el clásico y autoreferencial “nosotros no somos como ellos; nosotros somos decentes”, . Fuera de cuestión: la censura al acuerdo no provenía sólo - ni principalmente- del devaluado kirchnerismo, ni, como intentó ayudar una pluma filooficial, de “algún fiscal, un juez, un camarista y muchos políticos dispuestos a comerse crudo al gobierno para sacarlo de la cancha”, sino de analistas independientes y de políticos de diferentes fuerzas, incluyendo el Pro y la UCR. Lo que estaba en discusión no era la “decencia” oficial, ni las virtudes morales de los intervinientes, sino los procedimientos unilaterales e imperfectos que objetivamente sortearon el control institucional preventivo. Como decía Perón: “El hombre es bueno, pero si se lo vigila es mejor”. En este caso el control recién llegó después de que se consumó el acuerdo, a través de la fiscal de Cámara. Y el primer reflejo del sistema oficial fue atribuirle a ésta “intencionalidad política”. Recién después de estas actitudes se reaccionó llamando a opinar a todo el mundo. Tarde piaste. El presidente de la Auditoria General de la Nación, Oscar Lamberto, fue tajante: "Tenían una brasa caliente y se la tiraron a la AGN. El Gobierno quiere corregir un error político con otro error político. Es una cosa totalmente descabellada. La SIGEN debería haber intervenido en este proceso, son los auditores internos". Hay sectores internos que inducen al gobierno a resbalones graves: actúan con unilateralidad aunque proclaman la necesidad de diálogo y acuerdos. Argumentan con palabras dulces pero actúan amargo. CAMBIAR DE LA K A LA M El kirchnerismo era unilateral. Contó largamente con mayorías parlamentarias y ejerció -a menudo brutalmente- los instrumentos que le daba el poder. El oficialismo actual proclama su diferencia con ese pasado (allí se asienta el mandato que lo llevó al gobierno) pero suele olvidar los acuerdos y los consensos hasta que se le vuelven indispensables. Debería recordar que ni gobierna con mayoría propia (la que tiene, la obtuvo con la ayuda del electorado de otros, en el ballotage), ni cuenta con números suficientes en el Congreso, ni tiene el monopolio del “cambio”. El propio gurú oficialista , Jaime Durán Barba, enseña que la comunicación “más que palabras, son gestos, sensaciones”. El radical Negri recuerda que la repetición desgasta. El unilateralismo empuja una y otra vez al gobierno a repliegues forzados, costosos aunque se los maquille de sensata autocrítica. No está mal corregir cuando se vuelve inevitable. Sería mejor consultar a tiempo. RAVENTOS

EL ATRILERO: *”UN PASITO P´ALANTE, UN PASITO P´ATRÁS”

EL ATRILERO: *”UN PASITO P´ALANTE, UN PASITO P´ATRÁS”: *”UN PASITO P´ALANTE, UN PASITO P´ATRÁS” Malú Kikuchi (18/2/2017) La conocida canción de Ricky Matin, en este caso, es para que bailemos lo...

EL ATRILERO: CRISTINA DESNUDA

EL ATRILERO: CRISTINA DESNUDA: Cristina desnuda. Ordinaria, autoritaria y sin autoridad, raleada por los verdaderos peronistas La frase "Se puede ser kirchnerista...

DE ZAPATOS A CHANCLETAS

De zapatos a chancletas “No me importaba aparecer como inteligente o limitado sino aprender la lección para dirigir mejor la acción de gobierno”. Roberto Augusto Ulloa Mauricio Macri comenzó su período con un par de zapatos tan bien lustrados que permitían reflejar, bajo las faldas de Cristina, las negras intimidades del kirchnerismo. Fue una pena que ese panorama estuviera restringida sólo al Presidente y su círculo más íntimo, y que nadie (seguramente por consejo de Jaime Durán Barba) se tomara el trabajo de mostrárselo a la ciudadanía, que así se vio impedida de percibir la catastrófica magnitud de la herencia que la noble viuda había dejado. Para cualquiera medianamente avisado, era natural y justificado que, a medida que el Gobierno caminara por los encharcados senderos económicos y políticos, el brillo se iría apagando, como sucede con todos los regímenes cuando termina la luna de miel que acompaña sus comienzos. Pero nadie pensaba que Macri se vería obligado a quitarse de apuro los zapatos y calzarse las chancletas para recular. Tengo certeza de la buena fe y la honestidad del Gobierno y, cada vez que me desesperan algunos de sus actos, pienso qué sería de nuestro país si quienes hoy estuvieran sentados en la Casa Rosada fueran Daniel Scioli y Carlos Zannini, acompañados desde La Plata por nada menos que Anímal Fernández. Aún así, me resulta imposible entender por qué actúa como lo hace. Mauricio sabe, desde que ganó la elección, que le tocaría gobernar sin mayoría en las cámaras legislativas, y también sabe que la consecuente obligación de negociar permanentemente es una de las piedras basales de la democracia. Tuvo enormes éxitos iniciales en la materia, ya que la oposición le permitió hacerse con las leyes necesarias para salir del cepo cambiario, solucionar el tema de los holdouts, contar con un presupuesto, etc. Pero, por ejemplo, si –como luego quedó demostrado- no necesitaba pasar por encima del Congreso para que sus irreprochables candidatos a integrar la Corte Suprema de Justicia fueran confirmados, ¿para qué recurrir a un decreto de necesidad y urgencia que estuvo al borde de inhabilitarlos? O, si el feriado del 24 de marzo caerá en fin de semana los próximos tres años, ¿para qué “movilizarlo” si luego se retrocederá? La solución que encontró el Ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, para poner punto final a la demorada cuestión del Correo Argentino, con su privatización durante el menemismo y la absurda rescisión de su concesión por el kirchnerismo, fue técnicamente correcta. Sin embargo, dado que el concesionario era una empresa perteneciente a la familia Macri, padre, hermanos e hijos del Presidente, la forma en que se llevó a cabo –ad referéndum de la Cámara Comercial- fue un monumental error político. Para enterrarlo, y puesto que estamos en un año electoral, no bastará con volver –algo irreal- a foja cero, como dijo Mauricio al asumir acertadamente la responsabilidad del Gobierno en el cuestionado trámite; la oposición, que siempre y en cualquier época es salvaje, se ocupará de ello. La modificación de la fórmula de cálculo de los incrementos jubilatorios, un cambio ajustado a la ley vigente, fue otra equivocación mayúscula, en especial por la oportunidad en que fue comunicada, una semana en que se produjeron fuertes aumentos –también justificados- en peajes, medicina prepaga, etc., y anuncios de futuras subas en precios de combustibles. Nuevamente, Macri retrocedió, pero sólo cuando el enorme costo político ya había sido pagado. La tercera mala señal fue todo el recorrido del acuerdo firmado por el gremio de los bancarios con la patronal, que el Gobierno pretendía no homologar porque supera la pauta máxima de incremento salarial que pretende para todas las paritarias, alineándolas con la inflación prevista; ante la amenaza de una huelga de tres días hábiles, debió también recular y aceptarlo. El próximo puente a cruzar serán las negociaciones con los sindicatos de maestros, que vuelven a disfrazar su recalcitrante kirchnerismo con la defensa de la educación, mientras perjudican dolosamente a los chicos más necesitados, a los que utiliza como rehenes. Lo peor de esos sucesos es que lograron empañar un excepcional logro del Gobierno, que consiguió que muchos argentinos confiaran tanto en el modo en que conduce la economía como para invertir sus ahorros en bonos en pesos, a diez años y a una tasa del 13%, todo ello en un cuadro mundial sumamente cambiante y riesgoso. Tengo la impresión de que Macri no quiere asumir, de una vez por todas, el rol que la sociedad le atribuye, y que le confió con sus votos en los mayores distritos electorales del país. Sigue buscando la imposible simpatía del populismo demagógico en todas sus formas, sea el PJ mutante de Diego Bossio y Julián Domínguez, el Frente Renovador (¿reciclador?) del trashumante Sergio Massa, el GEN de la inconsecuente Margarita Stolbizer o en la trasnochada izquierda nacional. Habrá que ver cuál será el costo que pagará por ello Cambiemos en octubre, cuando se expresarán los muchos que eligieron un cambio en 2015 y hoy miran con desilusión este errático rumbo. No soy quien para dar consejos a la coalición gobernante ni, menos aún al PRO pero, desde mis setenta años muy vividos y con muchos adoquines pateados, me permito sugerir a Cambiemos volver a reunirse en un retiro “espiritual” (tal vez aprovechando el feriado carnavalesco), empaparse de calle y replantear su errática gestión, su medrosa actitud frente a la oposición y la forma en que se comunican las acciones de gobierno. Macri dijo muchas veces que, al llegar al poder, terminaría con el “curro” (sic) de los derechos humanos pero, ya sentado en la Casa Rosada, tiembla ante las previsibles quejas de los delincuenciales organismos que, a caballo de los sueños compartidos y de las inexplicables indemnizaciones, sienten en riesgo su futuro: mamar irrefrenablemente de la teta estatal y continuar la más abyecta venganza contra aquéllos que impidieron que triunfaran en su guerra de terror y nos convirtieran en la Cuba castrista. La pusilánime actitud del Gobierno ante la inaguantable existencia de presos políticos en la Argentina, cincuenta y uno de los cuales han muerto desde el 10 de diciembre de 2015, obliga a pensar que debiera recurrirse a un referéndum para preguntarle a la ciudadanía si está interesada en enterrar el pasado y extender un manto de piadoso perdón sobre todos aquéllos (incluyendo a César Milani, la más clara prueba de la falsedad kirchnerista, su justicia “tuerta” y su manipulación de los derechos humanos, que debieran amparar a todos los argentinos) que combatieron hace ya cuarenta años. Para nuestra vergüenza, en Uruguay la pregunta se formuló dos veces y, en ambas, la respuesta fue inequívocamente afirmativa. Bs.As., 18 Feb 16 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02 Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza