Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

jueves, 31 de julio de 2014

TRUCO DE PAYASOS

Braden, Perón y la fotocopia del relato – Por Nicolás Márquez. En los años 40´, durante la dictadura del Gral. Edelmiro Farrell (de la cual Perón fue Ministro de Guerra, Secretario de Trabajo y ViceDictador de la misma), el gobierno de los Estados Unidos envió como Embajador a Spruille Braden (hombre conocedor de la realidad Latinoamericana que hablaba un perfecto castellano). Braden era un diplomático muy activo de inspiración antifascista, anticomunista y promotor del libre mercado. El nuevo enviado intentaba fomentar la inversión de capitales norteamericanos en el país. Su estilo pendenciero y provocador para con la dictadura vigente le valió la simpatía de los sectores opositores, pero al mismo tiempo, resaltó el sentimiento nacionalista que Perón, quien ambicionaba heredar el trono de Farrelll, capitalizó inteligentemente para sí mismo. El primer nexo directo y personalizado que Braden tuvo con el Presidente Farrell, se dio justamente en una velada de recibimiento y agasajo que la dictadura argentina le brindó a las flamantes autoridades diplomáticas norteamericanas, en donde Farrell se desvivió por ser un anfitrión extremadamente atento: “daba pena verlo auto-empequeñerse” calegrafió Braden a Washington, añadiendo que la conversación mantenida “se limitó a su reiterada invitación a que nos termináramos una botella de un scoth particularmente bueno que posee”[1]. Mientras tanto, el desinhibido Embajador se lucía en ambientes opositores como si fuera un dirigente más. Sin embargo, semanas después de haber sido nombrado, Braden terminó su efímera participación en el país puesto que fue nuevamente nombrado y ascendido como Subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos. Ahí terminó todo vínculo de Braden con la Argentina. A diferencias de lo que opina la vulgata patriotera, para Perón fue una mala noticia el regreso de Braden a su país, puesto que éste le servía a Perón para demonizar y acusar a sus detractores de ser agentes o sirvientes del “imperialismo extranjero” y además agitar los espíritus simplones de sus seguidores, quienes le compraban a Perón como pan caliente el hábil lema dicotómico que el caudillo populista presentó en sociedad, al utilizar la antinomia “Braden o Perón”, que viene a ser algo así como “Antipatria o Patria”, en dónde Perón, por supuesto, era la Patria. Sin embargo, Perón explotó la figura del ex Embajador cuando éste ni estaba en el país, y además, jamás volvió a la Argentina. Justamente, Braden tuvo un papel insignificante puesto que tan solo fue Embajador cuatro meses (entre mayo y septiembre de 1945), sin embargo, Perón mantuvo el demagógico slogan no sólo en 1944 sino hasta su huída en 1955. Ocurre que estas estos aforismos ramplones de tinte chauvinista le permitieron a Perón embaucar a las muchedumbres domesticables en su propio beneficio electoral. El propio Perón confesó respecto de Braden que “si no hubiera existido… habría debido inventarlo”[2]. Es verdad que Perón no lo inventó, pero lo exageró y sobredimensionó todo cuanto pudo. ¿Entonces qué significa hoy el reciclado lema Braden o Perón? Absolutamente nada excepto que fue un hábil engaño proselitista de los años 40´ destinado a sensibilizar patrioteramente a los espíritus más sencillos de la época (después Perón acabó en 1955 entregándole la Provincia de Santa Cruz a la Standard Oil). Pero que 70 años después de aquella jugarreta se pretenda parangonar y aggiornar aquel truco simplón con el modernizado afiche “Griessa o Cristina”, ello implica que estamos ante una abaratada fotocopia de mala calidad de una trillada trampa aforística que fuera oportunamente creada y pensada para engaño y consumo de los idiotas útiles que, aunque pasen los años, siempre tienen la mala costumbre de reproducirse, y por ende, el kirchnerismo tiene la necesidad de reimprimir aquellas precámbricas pancartas. [1] Joseph A. Page, Perón una Biografía. Ed Sudamericana. De Bolsillo, 1 edición, año 2005. Pág 124 [2] Joseph A. Page, Perón una Biografía. Ed Sudamericana. De Bolsillo, 1 edición, año 2005. Pág 120

lunes, 28 de julio de 2014

CUANDO MORALES NO ERA K

Cuando Víctor Hugo Morales no era K – Por Agustín Laje aguslajePor Agustín Laje (*) El nivel de autoritarismo de un régimen se puede medir de múltiples maneras. Una de ellas estriba en el grado de corrupción periodística que el mismo propicia, la cual no se logra sólo con la censura tradicional –método típico de las dictaduras a la vieja usanza– sino fundamentalmente con la invención de rentadas voces incondicionales –método típico de las nuevas dictaduras populistas–. Puede decirse, en suma, que cuanto más autoritario es un régimen, más precisa de periodistas alcahuetes dispuestos a defender a capa y espada a sus patrones políticos. Pero debe hacerse una salvedad conceptual en este punto: un periodista rentado por el poder político no es un periodista en sentido estricto; más bien, se convierte en un mero propagandista, pues opera en él un proceso de corrupción que mutila las funciones inherentes al rol periodístico. El kirchnerismo ha sido (y todavía lamentablemente es) una poderosa máquina de transformar periodistas en propagandistas. Un batallón de medios oficiales o paraoficiales y un ejército de comunicadores que obran como siervos del Estado dan cuenta de ello. Pero el caso más arquetípico de todos es, qué duda cabe, el de Víctor Hugo Morales, el locutor que la gente mejor podría reconocer como “el comunicador del relato K” por antonomasia. En efecto, Víctor Hugo Morales ha sido un incondicional del poder. Ha prestado su voz para defender incluso aquello que, otros vasallos del poder, preferían ignorar. Víctor Hugo pasó todas las rayas; fue un soldado kirchnerista dispuesto a disparar en todas las batallas. O mejor dicho, un mercenario y no un soldado, ya que mientras aquél actúa por dinero, éste lo hace por valores inmateriales, algo sobre lo que Morales conoce muy poco. Desde Oyarbide, hasta Boudou. Desde Jaime, hasta Báez. Desde Néstor, hasta Cristina. Víctor Hugo Morales defendió a las lacras más inaguantables del poder y, encima de todo, pretendió que su voz era “la voz del pueblo”. Se adjudicó una representación que nadie le dio pero, como buen apologista de un gobierno populista, se consideró él también un iluminado de la cultura “nacional y popular”, miembro de esa nueva élite oligárquica que dice cosas simpáticas a las muchedumbres mientras hace otras no tan simpáticas por detrás. El populismo en definitiva no es otra cosa que el soborno del pueblo con su propio dinero. Pero ahora Víctor Hugo Morales –el mismo Víctor Hugo amigo de Cristina y de Néstor, de Báez y de Jaime, de Aníbal Fernández y de Guillermo Moreno, de Oyarbide y de Boudou– sorprende a todos diciendo que él, en verdad, no es kirchnerista. Y no es kirchnerista, dice el más conspicuo defensor mediático que el kirchnerismo haya tenido, sencillamente porque no tiene ningún contrato con la TV Pública. Tal es el argumento esgrimido por un profesionarl de la tomada de pelo. Tal es el grado de caradurez del caradura más desfachatado que el periodismo felpudista haya parido. Que Víctor Hugo Morales tenga o no tenga un contrato formal con el poder político es una simple anécdota de rango menor. El poder político funciona, en la mayoría del tiempo, de manera informal: es un rasgo propio del autoritarismo y, por extensión, del populismo. De hecho, contratar formalmente a Morales sería una pésima estrategia del kirchnerismo, pues los lazos serían todavía más evidentes de lo que ahora son y su credibilidad, por lo tanto, aún menor de lo que actualmente ya es. Pero hubo un tiempo en que Víctor Hugo verdaderamente no era K. Fueron tiempos acerca de los cuales el relator oficialista no quiere reparar. Tampoco le conviene hacerlo, pues tales recuerdos ponen al descubierto esa maquinaria de corrupción periodística a la que nos referíamos inicialmente; y pone al descubierto, sobre todo, la corruptibilidad del propio Morales. Lo cierto es que en el año 2006, Víctor Hugo sí conducía un programa en el canal estatal. Se llamaba “Desayuno”, y salió por última vez el 7 de julio de ese año, justo cuando el relator empezaba a mostrarse crítico con el gobierno (¡vaya casualidad!). El cortocircuito venía al menos desde el 25 de mayo de ese mismo año cuando, ante la convocatoria de un mega acto oficial en Plaza de Mayo para festejar los tres años de kirchnerismo, Morales dijo ante las cámaras: “Para todo aquel que no desee ir al acto, tengo una lista de muy buenas películas que le pueden alegrar el feriado”. Sus patrones políticos, es decir, quienes manejan el canal público, lo interpretaron como una impostura; el conductor debía invitar a la gente a arengar en el acto “nac&pop” (para eso cobraba después de todo), no sugerirle divertimentos caseros alternativos. Pocos recuerdan sobre estos tiempos, pero el programa de Víctor Hugo gozaba de buen rating dado que por entonces el locutor conservaba cierto prestigio. Supo tener hasta cinco puntos, todo un record en la franja horaria en la que salía al aire. Consultado por radios privadas acerca de la inesperada bajada de su programa, el inefable Morales arremetía con todo: “Lo que sucede es que la dirección del canal quiere tener todos los contenidos editoriales en un puño. ‘Desayuno’ era una molestia y por eso lo sacaron. Era un espacio libre y con criterio independiente. Está claro que este gobierno tiene una especie de tara con todo lo que sea libertad de prensa”. Eran tiempos en que el locutor opinaba también que “la fortuna de los Kirchner es insultante” y que la pauta oficial es una manera de maniatar al periodismo y hacerlo dependiente del kirchnerismo. Es tan violento el contraste entre aquel Víctor Hugo Morales censurado en su programa y preocupado por el dinero presuntamente mal habido del matrimonio presidencial, y este Víctor Hugo Morales preocupado por defender a Boudou y Báez y deseoso de que triunfe la impunidad, que invita a pensar a los mal pensados como nosotros que para el relator uruguayo ésta fue una verdadera “década ganada” en el sentido más puro de la expresión. (*) Agustín Laje dirige el Centro de Estudios Libertad y Responsabilidad (LIBRE), es autor del libro “Los mitos setentistas” y coautor del libro “Cuando el relato es una farsa”. Twitter: @agustinlaje Facebook: https://www.facebook.com/agustinlajearrigoni

domingo, 27 de julio de 2014

RELOJ..................

Reloj, no marques las horas “El populismo se inventó para poder disfrutar del poder en períodos más breves”. Carlos Pagni Que a horas de la fecha límite, una sociedad no supiera aún qué va a ser de ella frente al mundo, parecería bastante raro en un país cualquiera pero, como siempre, la Argentina también por esto quiere entrar en el libro de los records. Tal vez se deba a que, como en tantas otras cosas, la falta de educación –de la cual los Kirchner tienen una parte de culpa no menor- hace que la ciudadanía en general no perciba qué significa caer, nuevamente, en default, aunque éste sea maquillado con calificativos tales como “limitado” o “selectivo”, en materia de falta de inversiones, de pérdida de empleos, de mayor inflación, de menor salud, viviendas e infraestructura. ¡Difícil debería resultar a quien tuviera un único discurso cuestionar la legitimidad de los fallos de la Justicia estadounidense cuando, a la vez, se firman acuerdos con China que someten la relación a la jurisdicción de los jueces ingleses! Es más, me atrevo a apostar que en los contratos firmados con Chevron, Repsol y el Club de Paris, cuyas cláusulas aún resultan secretas hasta para los legisladores que los aprobaron, también se pactaron que las diferencias que puedan surgir serán resueltas por tribunales no argentinos. Porque quienes desde el Gobierno lanzan tan fuertes críticas al Juez Griesa, parecen olvidar que fueron don Néstor (q.e.p.d.) y la propia doña Cristina quienes acordaron que los bonos entregados en los canjes de 2005 y 2010 tampoco estén alcanzados por los jueces de nuestro país. Es que, por mucho que nos pese, esa es la única forma de conseguir inversiones y fondos frescos, porque la mala fama de todas nuestras instituciones, cuya degradación se ha acentuado fuertemente durante la “década ganada por los K”, ya resulta demasiado conocida en el mundo entero; el Presidente Xi Jinping le aclaró a la viuda de Kirchner, una vez más, que los kamikazes eran los japoneses, quienes aún así no manifiestan interés alguno en invertir aquí. Las razones personales determinantes no pueden ser despreciadas, tampoco en lo que se refiere al problema con los holdouts. La Presidente, como antes su fallecido cónyuge, rechazaron de plano y durante diez años cualquier negociación previa con quienes se negaron a entrar en los canjes de deuda, y el Congreso servicial se prestó a prohibirla por ley. El equipo de jóvenes funcionarios que doña Cristina ha puesto a cargo de esa negociación in extremis, que pretende concretar después de varias sentencias en contra, proviene de la cantera del Bambino Kiciloff y es el mismo que montó el cepo cambiario, que desató el déficit fiscal que padecemos, que exacerbó la inflación y, en resumen, el culpable de gran parte de los males que nos aquejan. La situación de la economía, y su decisiva influencia sobre el clima social, es cada vez más complicada, y ni el futuro banco que organizarán los BRICS ni los swaps en yuanes le permitirán al Gobierno equilibrarla en lo que resta de su mandato, cuando quiera que ese final se produzca. El sueño de doña Cristina de replicar en su futuro el proceso que llevó a Michele Bachelet a un tercer mandato, se está haciendo añicos por la detonación de muchas de las bombas que sembró para que explotaran a su sucesor. La escasez de dólares, agravada por la fuerte reducción en el comercio exterior y en el precio internacional de la soja, y el notable incremento en el gasto público, que lleva al Gobierno a la necesidad de imprimir cada vez más pesos, está sosteniendo un ritmo de inflación que pauperiza ya a la mayoría de los ciudadanos. Ese es el fuego de la hornalla sobre la que se sigue calentando la olla a presión a punto de estallar, como se ve diariamente en las calles de todo el país. Como era previsible, las diferentes centrales sindicales han unificado su reclamo, en especial frente al disparatado impuesto a las ganancias –en realidad, un impuesto al trabajo- que se lleva gran parte de los aumentos obtenidos en las paritarias que ya se cerraron y del medio aguinaldo, cobrado hace pocos días, y también frente a las jubilaciones de hambre. Chapita Caló, Centauro Rodríguez y Taxi Viviani, hasta ahora tan fervientes defensores del Gobierno frente a sus afiliados, se están viendo obligados a aumentar la presión sobre la Casa Rosada, porque su poder se desgrana día a día, decantando a favor de comisiones internas, formadas en la izquierda combativa. El mes que comenzará esta semana traerá aparejada una huelga general decretada por algunas de esas centrales obreras que, sin duda, será acompañada por muchos de los afiliados de las demás, que sufren en carne propia los mismos perjuicios que afectan a todos los trabajadores registrados y, mucho más, a quienes no lo están o ya integran la clase pasiva. Ese panorama de conflicto social no podrá menos que agravarse si por la torpeza, por la insana testarudez o por el pánico ante las consecuencias de sus actos de los funcionarios responsables de la injustificablemente demorada negociación, caemos en default. Así que, reloj, detén el tiempo en tus manos y haz esta semana perpetua, porque si el jueves, al despertar, nos enteramos que nos hemos vuelto a caer del mundo, nada será igual aquí. Pero, si tenemos a SS Francisco, a Máxima y a Messi, tal vez Dios se acuerde de que es argentino. Bogotá, 27 Jul 14 Enrique Guillermo Avogadro Abogado

sábado, 26 de julio de 2014

PALABRA NUEVA SE NECESITA

PALABRA NUEVA SE NECESITA Calendar julio 26, 2014 | Posted by Malú Kikuchi Por Malú Kikuchi (26/7/2014) Dijo la presidente inaugurando algo en una empresa: “Quiero decirles que la Argentina no va a caer en default. Porque en default entran los que no pagan. Y Argentina pagó. Así que van a tener que inventar un nombre nuevo”. Propongamos un concurso para inventar una palabra que reemplace a default, o como se diría en correcto castellano: cesación de pagos, suspensión de pagos, insolvencia. El que consiga la palabra perfecta para definir pagar, sin hacer efectivo el pago (no es nuestra culpa directa), mientras no se paga a otros a los que también hay que pagarles, podría ganar una visita al juez Griesa, en un exclusivo tour por la ciudad de Nueva York, capitalista y malvada, pero elegida por este gobierno. *“¿Default o no default?, esa es la cuestión”, con disculpas a Shakespeare. Los argentinos llevamos haciendo esta pregunta angustiante desde hace por lo menos un mes, y tenemos la casi seguridad de que vamos a un default. Ojalá, a último momento no sea así. Parece poco probable. Enviados viajan a Nueva York y no se entrevistan con el mediador nombrado por el juez Griesa. O vuelven y llegan tarde a la reunión. O no se juntan con los hold outs. Y vuelven. Pagamos muchos pasajes. Pagamos carísimos abogados americanos que obedecen las órdenes de los enviados, que obedecen las órdenes estrictas de la presidente. Parece que la orden es “exigir” ¿¿?? Abogados y enviados, o sea la presidente, le exigen al juez Griesa que vuelva a poner el “stay”, o sea que los hold outs no puedan embargarnos nada hasta que la maldita cláusula RUFO (puesta por Kirchner y Lavagna), se caiga el 31/12/2014. Pero el “stay” vencía el 30/6/2014, y venció. La presidente y desgraciadamente la mayoría de los argentinos, de acuerdo a una encuesta de Poliarquía, creen que caer en default (una vez más, 1988/9- 2001) es un acto de soberanía. Algo funciona mal en cuanto a conceptos en nuestro país. Deber dinero y no pagarlo, está MAL. Será injusto, el momento es el peor posible, no nos gusta, no tenemos ganas, hay prioridades antes que pagarle a sujetos sumamente antipáticos, pero hay que pagarles. Es simplemente un tema de ética, de moral, de respeto por las deudas contraídas, hace al honor de una nación. Supongo que tampoco el concepto de honor está muy claro entre nuestros compatriotas en estos últimos tiempos. Y es la ley. Y las leyes están para cumplirlas nos gusten o no nos gusten. Argentina eligió libremente a Nueva York como sede para dirimir litigios cuando se reestructuró la deuda entusiastamente defaulteada en 2001. Se eligió Nueva York en 2005 y en 2010. ¡Dos veces! Pero hoy no nos gusta. No nos gusta el juez Griesa que después de tener una paciencia infinita con Argentina, falló de acuerdo a la ley. Argentina apeló ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York. Esta le confirmó el fallo a Griesa. Nuestra presidente “exitosa abogada”, no entiende que una sentencia es una sentencia. Otro problema con los conceptos. Como Obama aparentemente y quizás de verdad, parecía que simpatizaba con la posición argentina, Cristina recurrió a la Suprema Corte de Justicia de los EEUU. Que declararon que el tema no les correspondía. Ellos están para dirimir conflictos estaduales de su país. Esto era un tema de la justicia de Nueva York. Cristina no entendió. En una república en serio, el ejecutivo no puede ordenarle nada a otro Poder, no tiene el poder para poder hacerlo. Y acá estamos, deshojando la margarita. Con muchos conceptos equivocados. No entienden que la ley se cumple. Que la ley no se cambia de acuerdo al cliente. Que la mayoría de los jueces de los países civilizados no se parecen a Oyarbide; que una sentencia es eso, una sentencia, y que las deudas, SE PAGAN. Aceptar estos conceptos, nos aseguraría el respeto del resto del mundo, recuperaríamos el nuestro y 40 millones de argentinos, viviríamos mejor. Ahí sí radica la soberanía de una nación. Si Cristina decide defaultear, lo llame como lo llame, es decir, no cumplir con la ley que elegimos en libertad para este tema, Argentina pasará a ser una leprosa medieval, una intocable de la vieja India. Cortado el crédito internacional, agotando nuestros magros recursos expoliando a la ANSES y al Banco Central. Más desocupación, más pymes cerradas, más inflación, muy pocas importaciones, menos fábricas funcionando, malestar social, más inseguridad. Un panorama deprimente y una pésima calidad de vida para los argentinos. Eso sí, habremos salvado el relato. La culpa es de Griesa, de los buitres, los canarios, las calandrias y del pérfido capitalismo internacional (sin Rusia ni China) que quiere quedarse con Argentina. Patético. Dicen los chinos “que te toque vivir tiempos interesantes”. Es una maldición. Y ahora que hemos intimado con China a través de su presidente Xi Jinping, es bueno recordar las sabias frases, de un sabio país. Estamos viviendo tiempos muy interesantes. Quizás estaríamos mejor en tiempos un poco menos interesantes. Póngase a pensar. Invente una palabra muy argentina de tiempos K, que signifique: yo pagué aunque nadie cobró y no pienso pagar a los que la ley me ordena pagar. Admito que no es simple. ¡Pero qué desafío! Perfecto para un argentino que votó el FPV y sigue creyendo en el relato. *”Ser o no ser”, Hamlet, Shakespeare, 1608.

jueves, 24 de julio de 2014

PELIGRA EL CARANCHO DE LA CARANCHA NACIONAL

PUEDE CAER EL CARANCHO DE LA CARANCHA NACIONAL Bien por la 'Justicia Buitre': Quieren embargar a Lázaro La conclusión, en la Redacción de Urgente24, es que los acreedores que ganaron su demanda judicial al Estado argentino no son tan nefastos como pretende exhibirlos el Frente para la Victoria gobernante. Al fin de cuentas, estarían proponiendo un acto de Justicia que sólo provocará solidaridad entre los argentinos: embargar sociedades de Lázaro Báez, el 'ché pibe' de los Kirchner. Ha comenzado a ejecutarse uno de los acontecimientos más escandalosos de la Era K: la expropiación de las estancias que Lázaro Báez compró conociendo cuáles serían las zonas inundadas por las represas a construirse en Santa Cruz. Con esa 'insider information' que sólo Néstor Kirchner o Cristina Fernández de Kirchner le podrían habere aportado (considerando el 'embudo informativo' que caracteriza a los personajes mencionados), Lázaro compró determinadas tierras que ahora serán expropiadas por la Administración Kirchner a un valor muy superior al que pagó Lázaro. Según publicó el diario Clarín, el juicio de expropiación tendrá en cuenta la mensura realizada por el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN), que cotiza las propiedades a valor del mercado, aunque el que zanja el monto final será el juez a cargo de la instrucción. Para evitar una excesiva demora en el comienzo de los trabajos para las represas, el fiscal de Estado de la Provincia de Santa Cruz, Iván Saldivia, hará una presentación "de urgencia" ante los juzgados de El Calafate y Puerto San Julián para tomar posesión de las áreas en las que se van a construir las represas. Con este recurso, el consorcio ganador de la obra, Electroingeniería - Gezhouba, podrá acceder a las 47.000 hectáreas declaradas de interés público, e iniciar el emprendimiento hidroeléctrico. Por lo tanto, son días de buenos negocios para Lázaro, gracias al Estado, que le brindó la información y que le comprará las tierras. En ese contexto aparece otra información, proveniente del exterior, y que demuestra que los llamados 'fondos buitres' pueden resultar bastante justicieros respecto de la impotencia argentina para aplicarles algunos correctivos a los desarados Kirchner. Carlos Burgueño en el diario Ámbito Financiero: La embestida del fondo buitre Elliott contra Lázaro Báez comenzó con una presentación del 19 de junio de 2013 ante la fiscalía general de los Estados Unidos para que investigue las sociedades en las que estaría involucrado el empresario y en las que habría relación, según Elliott, con fondos públicos. Otra vez, como en el intento real de avanzar con embargos contra YPF y Chevron, NML Elliott pasó nuevamente de la amenaza a la acción directa. Esta vez, y para demostrar que va por todo, los abogados del fondo buitre propiedad del megamillonario Paul Singer se presentaron ante los tribunales de Nevada para que la Justicia de ese distrito avance sobre los activos de Lázaro Báez y de todas las sociedades que el empresario tiene en ese estado. Según el fondo buitre, serían más de 130 las sociedades a investigar, bajo el derecho que le otorga la cláusula Discovery. Esto es, la autorización que la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos les otorgó a los demandantes del "juicio del siglo" a reclamar ante cualquier magistrado de ese país para que buceen sobre la existencia de activos físicos y financieros del país. Luego, y cuando Thomas Griesa autorice embargos concretos en el caso que no haya acuerdo en las negociaciones que encabeza Daniel Pollack, esos activos podrían ser embargados para pagarles a los fondos buitre y los holdouts que ganaron la causa los aproximadamente u$s 1.600 millones que, actualizados, les corresponderían según el cálculo del juez norteamericano. El argumento básico por el cual se justificaría que las sociedades en las que tenga participación directa o indirecta Lázaro Báez que estén radicadas en el estado de Nevada (donde, por ejemplo, están ubicadas las ciudades de Las Vegas y Reno), es que los fondos con los cuales se formaron esas empresas fueron producto de transferencias de parte del Gobierno argentino y, por lo tanto, embargables. La avanzada de Elliott contra Báez tuvo diferentes momentos, pero la embestida formal comenzó el 19 de junio de 2013, cuando los abogados de Elliott enviaron una presentación formal a la Justicia de Nevada con un extenso documento donde se explicitan todas las investigaciones periodísticas y judiciales en todo el mundo que hablan de las relaciones económicas y comerciales entre el Gobierno argentino y Lázaro Báez. El envío fue dirigida a la "Office of the National Public Prosecutor" (el equivalente en la Argentina a la Fiscalía General de la Nación) y gira sobre las investigaciones que el periodismo y el fiscal José María Campagnoli hicieron sobre Báez y la empresa Austral Construcciones SA. Menciona el documento de Elliott que "entre el 24 de diciembre de 2012 y el 8 de abril de 2013 ingresaron en el país (Estados Unidos) unos u$s 65 millones", los que fueron "negociados con instrumentos de deuda". Se menciona como participante de las operaciones a Federico Elaskar a través de SGI, y se explica que los bonos en cuestión fueron Boden 2015, Bonar X y Bonar VII, utilizados en nueve transacciones donde se señala como participante a Helvetic Services Group. Elliott menciona en la presentación a otros involucrados en la causa Báez, como Daniel Rodolfo Pérez Gadín, Jorge Oscar Chueco, Martín Antonio Báez, Julio Enrique Mendoza, Fabián Virgilio Rossi, Alejandro Ons Costa, Ignacio Pisano Costa, César Gustavo Fernández y Néstor Marcelo Ramos. Hasta ese momento, Elliott sólo buscaba mantener informada a la National Public Prosecutor para que investigue la existencia de las empresas involucradas en la llegada de ese dinero a los Estados Unidos para luego, si conseguía el Discovery por parte de la Corte Suprema de ese país, reclamar que se publiquen los fondos de esas compañías y luego avanzar en eventuales embargos de esos fondos, siempre con la argumentación de que habían sido creados con fondos públicos en transacciones provenientes de instrumentos financieros del Estado argentino. Finalmente, el miércoles 16 de julio pasado, Elliott se presentó en los tribunales de Nevada para que la Justicia de ese estado concrete la acción de Discovery. Fue el mismo día de la primera presentación del fondo buitre contra YPF y Chevron en los tribunales de San Francisco, donde también se pidió por la publicación de los bienes físicos y financieros cruzados de las dos petroleras para, eventualmente, avanzar en embargos una vez que Griesa autorice estas acciones. Esto podría ocurrir si el juez del segundo distrito de Manhattan decide avanzar luego del último vencimiento del 30 de julio cuando la Argentina debía pagar el último vencimiento del Discount. El escrito presentado por Elliott el 16 de julio es terminante. Asegura que realizó una investigación independiente en unas 123 sociedades y entidades radicadas en Nevada que tendrían datos y vinculaciones comerciales y financieras con Báez. Esto incluye a la empresa Aldyn, que a su vez está relacionada con la administración de otras sociedades en Las Vegas. La presentación judicial de Elliott describe a Lázaro Báez como "un banquero argentino que habría transferido activos financieros fuera de ese país" y sobre el cual se investigan relaciones con "the Baez entities" (las sociedades de Báez) radicadas en Nevada. La posibilidad o no para el fondo buitre de avanzar en que estos objetivos relacionados con supuestas actividades de Báez en Nevada sean alcanzados con el Discovery dependerá ahora de lo que resuelva la Justicia de ese estado. Esto a su vez está relacionado con la vehemencia (o más bien violencia judicial) con que Griesa avale la búsqueda de activos financieros y físicos en todo Estados Unidos para que, luego, potencialmente puedan ser pasibles de embargos. Desde Buenos Aires, abogados cercanos al pensamiento oficial aseguran e insisten en que es imposible que jurídicamente empresas y sociedades privadas puedan ser obligadas a aplicar la cláusula de Discovery, y mucho menos caer en embargos. Mucho menos (siempre según la versión oficial) si se trata, como el caso de Chevron o incluso de las eventuales sociedades donde Lázaro Báez esté relacionado, con empresas de propiedad 100% de privados. El argumento de Elliott para que se persiga igualmente a estas compañías es que están o estuvieron relacionadas con la transferencia de fondos públicos que en algún momento salieron de cuentas fiscales nacionales y que ahora forman parte de los activos financieros o físicos de las empresas en la mira. Dice Elliott en el escrito adelantado en exclusiva la semana pasada por este diario que la Argentina desplegó hasta comienzos de este año una estrategia de retiro de todo tipo de fondos en bancos y entidades financieras de los Estados Unidos con el objetivo de no tener dinero en el momento en que la Corte Suprema autorice el Discovery. Luego, y como consecuencia legal de este retiro de fondos, la Justicia norteamericana debería avanzar sobre los activos de sociedades privadas que hayan estado relacionadas con fondos del Estado argentino. Para los abogados del estudio Cleary Gotlieb Steen & Hamilton (CGS&H), que representan al país en el "juicio del siglo", la posibilidad que un juez avale este tipo de presentaciones es más que lejana.

martes, 22 de julio de 2014

CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS DE RIO CUARTO: "Puaj" a CFK por decir que se cuelgan del tren los...

CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS DE RIO CUARTO: "Puaj" a CFK por decir que se cuelgan del tren los...: La Presidenta había dicho que la gente  "viaja colgada del estribo porque le gusta tomar aire".  La respuesta de Luján Rey.  V...

CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS DE RIO CUARTO: Stolbizer se indignó con el "chiste" de Cristina: ...

CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS DE RIO CUARTO: Stolbizer se indignó con el "chiste" de Cristina: ...: La diputada criticó duramente el humor negro de la mandataria.  "Ha perdido la razón", añadió. La diputada nacional Margarit...

LA PATRIA NO ES EL OTRO

LA PATRIA NO ES EL OTRO Por Agustín Laje (*) Cuando de aplicar categorías ideológicas a proyectos políticos contemporáneos se trata, el desafío siempre resulta mayúsculo. Primero que nada, por la falacia del “fin de las ideologías”, difundido cliché que encubrió ideológicamente proyectos ideológicos –valga la redundancia– que, con pretensiones de neutralidad, asumieron la etiqueta del “pragmatismo”, cuando lo cierto es que la política desprovista de ideología es una contradicción lógica. En segundo lugar, lo magnánimo del desafío estriba también en la reacomodación ideológica que vivió el mundo tras la caída de los totalitarismos del siglo XX. En efecto, han irrumpido nuevas formas ideológicas que sintetizan y aggiornan elementos marxistas, fascistas, populistas, feministas, indigenistas, etc. que conforman ideologías híbridas en desmedro de los tipos puros fácilmente identificables. En este orden de cosas, aplicar categorías ideológicas a los “neopopulismos” regionales ha sido una terea controvertida sobre la cual nunca hay acuerdo. “Socialismo del Siglo XXI” es una de las etiquetas que mejor cuadran con la naturaleza ideológica de estos proyectos tales como el kirchnerismo, el chavismo, el moralismo, entre otros. No obstante, los neopopulismos imperantes en la región tienen un fortísimo elemento nacionalista de izquierda que no es referido por la citada categoría. Pienso que los “neopopulismos” son, más bien, formas de “socialismo nacional”, ése que configuraba ideológicamente a Montoneros. Y la expresión discursiva más pura de esta ideología puede encontrarse en el insufrible eslogan kirchnerista “La Patria es el otro”, que está empezando a difundirse con una alevosía similar al cacareado “nacional y popular”. ¿Pero qué operación ideológica subyace a la simpática evocación de “La Patria es el otro”? Fundamentalmente, lo que se esconde es un discurso profundamente igualitarista que anula a la persona en una masa artificial pretendidamente uniforme. Se trata de un mecanismo de abolición de los criterios valorativos; el otro, independientemente de cualquier rasgo particular, conforma la Patria. Así las cosas, “hace” Patria tanto el “pibe chorro” como el honesto laburante; tanto el eterno subsidiado como el esquilmado trabajador; tanto el delincuente profesional como sus víctimas; tanto el asesino como el asesinado; tanto el violador como la víctima de su depravación; tanto el político corrupto como el político honesto. Víctimas y victimarios, en cualquier orden, valen lo mismo, se confunden y, a la postre, “hacen Patria” de igual manera o, si se quiere, “son la Patria” por igual. Es un dato de la realidad el hecho de que los hombres no somos iguales en términos reales. En efecto, son infinitas las posibilidades de variación entre un hombre y otro que van mucho más allá de su renta: gustos, habilidades, aptitudes, actitudes, intereses, facilidades, inteligencia, destrezas, fortalezas, adaptabilidad, carisma, y un inacabable etcétera. La disparidad (genética y cultural) es intrínseca al hombre, y sólo en términos exageradamente genéricos –usando un criterio bilogicista por ejemplo– puede afirmarse lo contrario. Como dice Vicente Massot en El poder de lo fáctico: “La desigualdad no es un tópico patrocinado por quienes eventualmente pueden aprovecharse del mismo, sino una evidencia que apenas si se desvanece en el cementerio”. La igualdad formal, es decir, la igualdad ante la ley, ha sido un gran logro de la humanidad consistente en medir con la misma vara a los hombres, independientemente de sus desigualdades fácticas. La Justicia retributiva depende de esta premisa. Pero la consigna que postula que “La patria es el otro” no promueve una sana idea formal de igualdad, sino una perversa idea de igualdad sustantiva que, como tal, pretende que los hombres son en todas sus dimensiones iguales. Y dado que la realidad se impone al discurso y la verdad es que no existen dos hombres iguales en todas las dimensiones valorativas, lo que impone este eslogan no es la igualdad, sino la abolición de cualquier criterio valorativo. Dicho en otras palabras, al ser imposible hacer desaparecer la desigualdad en todas sus formas (el comunismo ni asesinando a más de 100 millones de personas pudo hacer a los hombres iguales), lo que se anula verdaderamente son los parámetros de valoración de los hombres. Luego, igualar a un trabajador con un saqueador exige no poner a trabajar a este último, sino simplemente desmantelar las bases valorativas que los distinguen, es decir, el criterio de la honestidad sobre el cual se establecen las diferencias entre ambos. Lo mismo se aplica a todos los casos que se nos ocurran: igualar al torpe con el inteligente exige eliminar el criterio de la sapiencia; igualar al perezoso con el empeñado exige eliminar el criterio meritocrático; igualar al respetuoso con el maleducado exige abolir el criterio de las buenas conductas, etc. Insistimos: la igualación no tiene verdaderamente lugar (pues no se hace inteligente al bruto ni se hace honesto al saqueador repitiendo tan burdo eslogan); lo que se opera es, al contrario, una mera mutilación de los criterios de distinción. El igualitarismo conduce, a través de esta perversa lógica, a la destrucción de la particularidad; un hombre carente de criterios de valoración es un ser amorfo listo para ser absorbido por la masa. Como afirmó uno de los más grandes estudiosos de los fenómenos de masas, Gustave Le Bon: “Una cadena de argumentación lógica es incomprensible para las multitudes, y por este motivo se puede decir que no razonan o que razonan erróneamente, y que no son influidas por el razonamiento”. ¿Qué mejor panorama para un líder populista? En efecto, el hombre masa es el producto característico del populismo. El totalitarismo en general, y el populismo como forma particular o larvada de aquél, necesitan de unidades sociales bien compactas a las cuales manipular, y para lograrlas precisan acabar no con las desigualdades (cosa naturalmente imposible), sino con los criterios para identificar las particularidades que hacen de la sociedad algo heterogéneo, abierto y discontinuo. “La Patria es el otro” lleva tras de sí esta lógica del todo vale lo mismo (típicamente posmoderna) porque la masa, en tanto que unicidad, no puede ser sometida a comparación entre sus partes conformantes. Se trata de un eslogan inconfundiblemente inscripto en el “socialismo nacional” por el llamamiento a la Patria (concepto sin ningún sentido para el marxismo clásico: en el Manifiesto Comunista el obrero es caracterizado como un apátrida) combinado con una intención radicalmente igualitarista (eje de las distintas variantes de izquierdas con origen en el marxismo). Lo cierto es que llamamos “Patria” al especial vínculo sociológico que se genera entre el sujeto y el entorno físico y cultural de su nacimiento o crianza. La idea de Patria, en su aspecto físico, está dada por la conexión con la tierra (proveniente del latín, “patris” quiere decir “tierra paterna”); en su aspecto cultural, evoca conjuntos de virtudes que han caracterizado a la comunidad en la que el sujeto se inserta. Pero como la virtud sólo es definible en función de criterios de valoración (la virtud es precisamente algo éticamente valorado), decir que “La Patria es el otro” no tiene, pues, ningún sentido coherente dado que “valorar todo por igual” implica una contradicción en sus términos. La idea de valor sólo tiene sentido en el marco de la existencia de “desvalores”. Es evidente a esta altura que “La Patria NO es el otro”, y que los eslóganes gramscianos del kirchnerismo pueden resultar a simple vista simpáticos, pero entrañan de manera embozada perversas lógicas que se derraman al grueso de la sociedad. (*) Agustín Laje dirige el Centro de Estudios Libertad y Responsabilidad (LIBRE), es autor del libro “Los mitos setentistas” y coautor del libro “Cuando el relato es una farsa”. La Prensa Popular | Edición 300 | Martes 22 de Julio de 2014

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza