Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

sábado, 24 de septiembre de 2016

PANORAMA

Panorama político nacional de los últimos siete días Malvinas y gremios: paro en suspenso, diálogos en marcha De la reunión del Comité Confederal de la CGT consumada el viernes 23 no surgió, como se pronosticaba, una convocatoria a paro general, sino un cheque en blanco para que la conducción tripartita de la central (Juan Carlos Schmid, Héctor Daer, Carlos Acuña) decida si habrá alguna medida de fuerza, cuál y cuándo. Schmid, que cubre el flanco más duro del triunvirato, dejó que se le atribuyera la insistencia en un paro de 24 horas (en cualquier caso, sin movilización) durante el mes de octubre (“que tiene 30 días”, habría dicho como para patear hacia adelante los plazos). Lo cierto es que por ahora todo queda en una presión amenazante, a la espera de que avancen negociaciones en curso que hospeda hasta el momento el ministro Jorge Triaca con el estímulo acuerdista de la Iglesia. La mirada del Papa El Presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor José María Arancedo, recibió a mitad de la última semana a Triaca (escoltado por el jefe de gabinete, Marcos Peña, y uno de los dos influyentes subjefes, Mario Quintana) y reiteró ante ellos la necesidad de que atendieran las inquietudes de los trabajadores y los más sumergidos. Reiteraron la necesidad de que se promueva un acuerdo entre los sectores del trabajo y la producción que se extienda inclusive a la política. Diez días antes los obispos se habían entrevistado con los gremialistas, a quienes les requirieron prudencia: “agotar todas las instancias antes de lanzar medidas de fuerza”. Los dirigentes están cumpliendo ese compromiso. Faltan las señales del otro lado del mostrador. Hasta ahora la Casa Rosada se ha mostrado renuente al formato del acuerdo social. Y mucho más a promover una mesa grande que incluya a los políticos. En cualquier caso, deja que se vaya filtrando cierta admisión de lo ineludible. Un mes atrás, el ministro de Hacienda opinó que “no hacer un pacto social implica menos actividad económica y más inflación". El parece expresar el ala proacuerdo del oficialismo. Ahora empieza a inclinarse hacia ese costado el conjunto del gobierno. Esta semana los cronistas que cubren Balcarce 50 informaron que “se estudia” allí la posibilidad de un pacto que incluiría a “empresarios, sindicatos, gobernadores”. El escenario en el que el oficialismo prefiere confinar la búsqueda de convergencias con la oposición política es el Congreso. Confía en que gremios y gobernadores peronistas aceiten adecuadamente la paz legislativa. Se supone que los acuerdos tienen un costo: facilidades financieras y obras para provincias (y municipios, que también inciden en el paisaje). Y en relación con los gremios -más allá del listado ya conocido de reivindicaciones, que empieza con el tema del impuesto al trabajo- hay que contemplar la posibilidad de estímulos salariales antes de diciembre (sea con una ronda extra de paritarias o vía una suma fija, librada de gravámenes, que refuerce el aguinaldo). Gremios y al menos un amplio sector de empresarios reclamarán, en ese punto conjuntamente, que se acoten las importaciones (proteccionismo versus competitividad). ¿Se resigna el gobierno al hecho de que necesita socios para garantizar el puente temporal hasta que se concrete la reactivación que anuncia?. Esa sociedad tiene beneficios, pero naturalmente supone costos. Los sectores internos y aliados del oficialismo que ya se quejaban de su opción por el gradualismo se pondrán más nerviosos. Los acuerdos fortalecerán relativamente a inminente competidores electorales. Acuerdo no significa ausencia de conflicto, sino contención de los conflictos dentro de límites manejables; acuerdo también sobre los desacuerdos. A mediados de octubre Mauricio Macri se encontrará en Roma con el Papa Francisco. No es improbable que para esos días las señales de convergencia sean más claras y auspiciosas. El gobierno, que triunfó en las urnas con el diálogo como una de sus banderas, no debería sentirse disminuido por aceptar la vía del acuerdo. Malvinas: omisiones y contratiempos Diálogo y acuerdos son también la sustancia de los contratiempos que experimentó el oficialismo esta semana alrededor de la cuestión Malvinas. Sobre este punto el gobierno viene envuelto en una nube de equívocos. Su aproximación al tema (y lo mismo podría decirse de las líneas centrales de la política exterior) es una continuidad de la que se desplegó en la década del Noventa: paraguas de soberanía, diálogo con Londres, contacto amable con los isleños, análisis de enfoques conjuntos en hidrocarburos y pesca, vuelos, acceso de argentinos a las islas, etc., como siembra paciente a la espera de poder cumplir con el mandato de las Naciones Unidas de tratar con los británicos el diferendo por la soberanía. Buena parte de la oposición (principalmente el kirchnerismo) y hasta una parte significativa de la coalición parlamentaria oficialista cuestionan ese enfoque. El kirchnerismo lo asocia explícitamente con la llamada “estrategia de seducción” practicada en aquellos años por Guido Di Tella, que procuraba reconstruir y ampliar la conectividad que existía con las Islas antes del retroceso provocado por la derrota militar de 1982, mientras maduraban las condiciones para que el tema central se resolviera de la única forma que quedaba: política y diplomáticamente. Lo curioso es que la canciller Susana Malcorra no sólo omite el antecedente ditellista, sino que, cuando menciona aquella política, la ningunea con enfoques análogos a los que sus críticos emplean ahora contra ella. ¿Habla en prosa sin saberlo? Como se trata de una mujer inteligente que se propone alcanzar la secretaría general de la ONU, hay que suponer que su conducta obedece a algún motivo. Quizás su reticencia hacia el Canciller de los años 90 forme parte de una estrategia de seducción de su propia base parlamentaria que, como se observó el último miércoles en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados le regaló un altavoz a sus (numerosos) críticos y prometió bloquear los eventuales acuerdos sobre pesca y petróleo que entretejen la Cancillería y el Foreign Office. Buena parte de los aliados del Pro en esa comisión se regocijaban cuando los diputados K o el del Partido Obrero la instaban a pedir licencia mientras sea candidata o lisa y llanamentea renunciar al ministerio de Relaciones Exteriores. El propio presidente Mauricio Macri aportó a los equívocos sobre Malvinas cuando declaró que en una charla incidental en Nueva York, en el contexto de la apertura anual de sesiones de la ONU, la premier británica Theresa May había accedido a mantener conversaciones sobre soberanía. Sólo él y la señora May saben si en privado tocaron el tema explícitamente o con la cautelosa y sabia ambigüedad de los diplomáticos (decir, por ejemplo, “hablaremos sobre todos los temas pendientes”). Lo cierto es que el hecho de que Macri mencionara la palabra “soberanía” en ese contexto forzaba a su contraparte a rectificarlo. Nobleza obliga: los británicos le anticiparon a Malcorra que habría una desmentida y fue la propia Canciller la que tuvo que enmendarle la plana a su jefe. Lección: cuando se pueda asegurar públicamente que habrá conversaciones sobre soberanía será porque estas ya están muy avanzadas. Macri se dejó presionar por la atmósfera doméstica (que él suele denominar “círculo rojo”) y quedó expuesto. Conviene, en cualquier caso, mirar las cosas con menos impaciencia, con menos superficialidad. Prestar atención a los detalles. Por caso: el 11 de agosto, en vísperas de los encuentros entre Malcorra y su colega británico, Sir Alan Duncan, el gobierno de las Islas se sintió en la necesidad de tranquilizar a su no tan numerosa opinión pública y emitió un comunicado de prensa asegurando que las conversaciones entre Buenos Aires “no incluirán el tema de la soberanía”. El pronunciamiento pareció una redundancia. El mismo comunicado del gobierno isleño aseguraba que las conversaciones sobre ampliación de las comunicaciones aéreas de las Islas “no incluyen conexiones con Argentina”. En cambio, el comunicado conjunto que Duncan firmó en Buenos Aires con el vicecanciller Carlos Foradori puntualiza, que “acordaron el establecimiento de dos escalas adicionales mensuales en territorio continental argentino (Mainland Argentina en la versión inglesa del documento), una en cada dirección”. Detalle verbal: “territorio continental argentino” es la expresión que suele emplear la Cancillería en estas ocasiones para destacar diplomáticamente la existencia de la Argentina insular. Foradori, que a fines de los años 90 coordinó el Grupo Atlántico Sur constituido por Di Tella, conoce bien ese lenguaje. Tanto el diálogo con interlocutores foráneos como el que se despliega en el ámbito interno, con actores domésticos, requieren paciencia, atención, capacidad para escuchar, emplear las palabras más convenientes y precisas sin dejar de comprender que la relación tiene otras señales además de las palabras y otros actores, además de los interlocutores principales. En fin: requiere dejar de lado la idea de la imposición (sobre todo cuando se carece de fuerza suficiente para imponer). Jorge Raventos

DÓNDE ESTÁN LOS PADRES ???

¿DÓNDE ESTÁN LOS PADRES? Calendar septiembre 24, 2016 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (24/9/2016) Cada vez que suceden hechos terribles con jóvenes, muchos de ellos menores de edad, la pregunta obligada es: ¿dónde está el Estado? Y resulta que el Estado está, o ausente, o cumpliendo mal sus funciones. Pero más allá del Estado, la pregunta previa debería ser y ¿dónde están los padres? Los descontroles se suceden, nos enteramos cuando los medios nos informan que hubo muertos y heridos. El 15/4/2016, Time Warp, fiesta electrónica en Costa Salguero. Público joven, mayores de edad, algunos menores, variedad de drogas sintéticas, mala atención médica. Jóvenes clase media con buen poder adquisitivo, ni la fiesta, ni las drogas eran baratas. 5 muertos, 5 internados, muchos descompuestos. El estado porteño a través de su Agencia de Control y la Prefectura Naval, más otras personas han sido acusadas formalmente. Los padres, ¿donde estaban? Para festejar el día de la primavera, un chico alquiló por $400, una casa quinta en Moreno. Dice la dueña de casa que le exigió que no fueran más de 150 invitados y que no se anunciara en las redes sociales. En las redes, sobre todo en Face Book, se anunció como la fiesta “Proyecto xxx”. “Proyecto x” basado en un hecho real, es un filme de Nima Nourizad, que cuenta una fiesta de chicos en una casa, sin adultos, que termina muy mal. En FB la consigna decía: “alcohol, drogas y fierros”. La palabra violencia se reiteraba. Fueron entre 500 y 600 chicos. Llegaron en ómnibus charteados. Una inspectora pasó por el lugar, le dijo a la dueña que había mucha gente, se fue. Otra vez el Estado falló. Muchos menores de edad. De pronto, el descontrol. Tiros, puñaladas, pedradas, botellas rotas, cualquier elemento para herir o matar. Un muerto, 13 heridos, demasiados lastimados. El 22/9, en Luján, un chico del que se habían burlado porque llevaba una gorra determinada, acuchilló a uno de los burladores, lo mató (17 años) e hirió de gravedad a dos más. Está prófugo. En Rafael Calzada un menor de 15 años apuñaló a otros 3, internados con pronóstico reservado. Entre Time Warp y Proyecto xxx, Luján y Rafael Calzada, hay diferencias económicas. Pero el mismo vacío existencial que tenían que llenar de cualquier manera y a cualquier costo. Con alcohol, con drogas, con violencia. Con lo que fuera, siempre algo destructivo, para ellos y los demás. Y los padres, ¿dónde están? ¿Dónde estaban mientras sus hijos crecían? ¿Dónde estaban cuando los chicos debían ser educados? No hay que equivocarse, la escuela informa, los padres forman. ¿Dónde estaban los padres que en vez de enseñar valores, hablaron de precios? No es fácil educar un hijo. Es largo, a veces pesado. El trabajo dentro y fuera de la casa no deja demasiado tiempo. Pero no hay excusas, educar es prioritario. Los adolescentes son problemáticos, crecer es difícil, los padres se confunden, los hijos también. Pero no hay excusas, educar es prioritario. Hay padres ausentes aunque estén presentes. Otros directamente no están. Algunos padres son desconocidos. Pero la o las personas que tienen a su cargo a los chicos, estén en la situación en que estén, deben educarlos en algunas cosas muy básicas, de esas que no se aprenden estudiando. Respeto por el otro, honestidad aunque falte lo esencial y que el trabajo es la única salida. Alejarse de la violencia, el alcohol y las drogas. Ni el alcohol, ni las drogas, ni la violencia solucionan ningún problema, los aumentan. Enseñarles que la vida es un privilegio, que matar o morir lleva siempre a la muerte temprana. Eso lo saben hasta los analfabetos. No lo enseñan. Si se sube socio económicamente, hay padres ocupados en “cosas importantes”, que nunca lo serán más que la educación de sus hijos. Creen que con pagar un caro colegio bilingüe se cumplió con la cuota educativa. El resultado está a la vista. Chico mayores o menores de edad, muriendo porque sí, por rabia, por vacío, por cansancio, por demasías o por carencias. Sin valores. Con precios. El Estado es responsable en cuanto a proveer y prever seguridad, pero la responsabilidad indeclinable, es la de los padres.

TIEMPOS ESQUIZOFRÉNICOS

Tiempos esquizofrénicos "El momento más peligroso llega con la victoria". Napoleón Bonaparte El Gobierno no puede quejarse. Los nueve meses transcurridos desde que llegó al poder fueron, en general, exitosos: salió del default y del cepo, devaluó prudentemente, controló la inflación, hizo un giro copernicano en materia de política exterior y en el alineamiento geopolítico, renegoció satisfactoriamente los contratos con China, normalizó la relación con el FMI, redujo el costo del endeudamiento externo, recuperó la credibilidad y modificó la visión del país ante los inversores internacionales, la economía y el empleo han comenzado a recuperarse, etc. Todo ello, a pesar de la adopción de medidas dolorosas pero imprescindibles, hace que la opinión pública lo siga estimando, aunque la CGT, para no quedar fuera de la pelea por la conducción del peronismo, anunciara ayer la realización de un paro general. Claro que todas esas buenas noticias fueron acompañadas de algunas bastante malas, todas ellas incrementadas por la falta de sinceramiento de la crisis que heredó de los Kirchner: la dramática falta de energía, los impagables subsidios, el desesperante déficit público, la verdadera magnitud de la pobreza y de la indigencia, la informalidad laboral, la situación educativa y sanitaria, la alucinante corrupción, la recesión, la caída en el poder adquisitivo del salario, y tantas otras situaciones apocalípticas. Los éxitos se reflejaron en la reunión de la "mini-Davos", que mostró cuánto ha cambiado la percepción internacional sobre nuestro país, y en la promesa de concretas inversiones privadas, confirmada por el incremento en las cotizaciones de los bonos y de las acciones argentinas. Por lo demás, el Gobierno está acelerando su programa de infraestructura, que augura un crecimiento del empleo en un área tan definitoria y multiplicadora como la construcción; seguramente, y como efecto colateral, también traerá aparejada una sensible disminución en la cantidad de empleados públicos, con su natural incidencia positiva en el gasto del Estado. El Presidente, inexplicablemente, metió la pata en uno de los asuntos más irritantes para la piel nacional: me refiero a Malvinas. No entiendo por qué cometió la torpeza de decir que el tema de la soberanía había sido abordado en su breve conversación con Theresa May, algo que fue desmentido rápidamente tanto por los británicos cuanto por los mismos funcionarios locales. A todos nos duelen los muertos, los mutilados y los suicidas de la guerra, pero eso no cambia la realidad: la perdimos. La limitada longitud de esta nota no me permite una amplia reflexión sobre las motivaciones que llevaron a los jefes militares de entonces a retomar las islas, pero de algo estoy seguro: con las acciones bélicas se retrocedió enormemente en el prolongado proceso de recuperación legal del territorio colonizado. No basta con decir que ese camino no había producido avances significativos, porque también es cierto que, una vez ocupado pacíficamente Puerto Argentino, aparecieron distintas soluciones diplomáticas -dos o tres banderas, etc.- que fueron desechadas por los integrantes de la Junta, que prefirieron priorizar la temporaria ventaja que significó el enorme apoyo popular para un régimen ya agónico. Gran Bretaña, acosada por sus problemas internos -y el Brexit no es un tema menor- está harta de soportar el peso presupuestario que significa mantener la defensa militar de un enclave tan lejano. Pero no le es desdeñable la privilegiada situación que le otorga la ilegal posesión de nuestras islas ante la inminente renegociación del tratado internacional de la Antártida y, también, frente a todo el escenario geopolítico del Atlántico Sur. Argentina sólo recuperará la soberanía en Malvinas cuando el mundo se convenza que somos un país serio y respetable, y en ese camino estamos desde diciembre del año pasado. Porque, aunque no corresponda preguntar a los kelpers cuál es su decisión al respecto, tampoco se puede desconocer su existencia o, simplemente, expulsarlos; entonces, donde debemos trabajar, y muy intensamente, es en recuperar la confiabilidad, ya que la cercanía determinará una natural integración de la actual población británica, en materia de educación, de salud, de relaciones sociales, de seguridad jurídica, de comercio, de industria, de recursos naturales, etc. Mauricio Macri, en su esfuerzo por reinsertarnos en el mundo, avanzó demasiado rápido en la normalización de todas las relaciones con Londres, sobre todo porque se encuentra vigente una ley que sanciona a las empresas que realicen actividades comerciales con compañías que trabajen en las islas. Pero huir hacia adelante, inventando la mención de algo tan significativo como la soberanía en su ligera conversación diplomática, se convirtió en un error mayúsculo y el Presidente debería hacerse asesorar mejor. Cambiando absolutamente de tema, quiero dejar constancia de mi preocupación por el fusilamiento del oficial retirado de la Policía Federal Héctor Gonçalves Pereyra en ocasión de un presunto robo a un camión que transportaba ropa. Me sorprendieron varios aspectos del confuso episodio, que tanto me recordó la muerte de Pedro Tomás Viale, el agente de la SIDE apodado "el Lauchón", cuando el grupo Halcón, de la Policía bonaerense, ingresó a su casa a los tiros. Me pregunté si los emparentaba haber sabido demasiado. Al camión que custodiaba Gonçalves lo emboscaron nada menos que cuatro automóviles y nada fue robado; demasiada logística para un botín tan magro que, además, fue "olvidado". Y se trataba de un testigo clave en el asesinato de Alberto Nisman, cuyo teléfono sorpresivamente se comunicó con algunos espías y funcionarios antes de que se conociera el fallecimiento del Fiscal que acusaba a Cristina Kirchner y a varios otros integrantes de la banda. Me parece llamativo, en especial en un país como el nuestro, que tantas muertes sospechosas colecciona; todos recordamos, entre muchos otros, a Héctor Echegoyen, el Administrador de Aduanas "suicidado" con la mano equivocada; a Lourdes de Natale, la secretaria de Emir Yoma, cuñado de Carlos Menem, que se "tiró" por la ventana; a Juan Castro, un periodista que investigaba a la ex Presidente; etc. Tal como dijo Carlos Manfroni, "el desprecio absoluto por el papel de las conspiraciones en la historia es tan irreal como la convicción de que todo procede de una conspiración". Es muy factible, diría que hasta harto probable, que nos encontremos frente a un entramado mafioso -¡uno más!- dispuesto a cualquier cosa con tal de no arriesgar posiciones logradas; y el narcotráfico ha conseguido, en la pasada década y obviamente asociado a los Kirchner, una penetración enorme. En esta materia el Gobierno debiera prepararse mucho mejor para pelear en una guerra que, mundialmente, se ha transformado en la más grave y peligrosa. Bs.As., 24 Sep 16 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02 Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003 Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896 E.mail: ega1@avogadro.com.ar E.mail: ega1avogadro@gmail.com Site: www.avogadro.com.ar

EL ATRILERO: EL PATO TRUMP

EL ATRILERO: EL PATO TRUMP: LA VERDAD SOBRE UN CANDIDATO Escandalosa trama global que compromete a Trump Muchos de los negocios internacionales de la empresa de Donal...

viernes, 23 de septiembre de 2016

EL ATRILERO: INVERSIONES.....

EL ATRILERO: INVERSIONES.....: Macri decodificó el mensaje del mercado: sólo si gana las legislativas de 2017 llegará la "lluvia de inversiones" Por Fernando Gu...

RENTA FINANCIERA

Renta financiera: quiénes son los "elegidos" en Ganancias, al estar "subvencionados" por los trabajadores Por Hernán Gilardo ¿Quiénes gozan del beneficio que hace que el alivio a implementar en el bolsillo de los asalariados sea menor al anunciado en campaña? ¿A quiénes "subvenciona" el trabajador de a pie -mes a mes- soportando el peso del Impuesto a las Ganancias? Las matemáticas no dan margen. Lo que sale de un lado, entra en otro...o viceversa. Tal es el caso de los asalariados argentinos que, con su pago mensual en el Impuesto a las Ganancias, "subvencionan" los beneficios y liberalidades impositivas de las que gozan las personas que - por ejemplo- invierte en plazos fijos. Tal como anticipó iProfesional.com, los inminentes cambios en Ganancias estarán lejos de ser una "reforma integral", como se mencionaba en un recordado spot de la campaña presidencial de Mauricio Macri. Muy por el contrario, serán un "nuevo parche" al igual que los implementados en los últimos años. En este contexto, cabe preguntarse: ¿Quiénes gozan del beneficio que hace que el alivio a implementar en el bolsillo de los asalariados sea menor al anunciado en campaña? ¿A quiénes "subvenciona" el trabajador de a pie -mes a mes- al soportar el peso del Impuesto a las Ganancias? La respuesta al interrogante no es ni tan compleja, ni tan secreta: se trata de la renta financiera, una caja que permanece intacta y resiste el paso de los diferentes gobiernos. Vale aclarar que la renta financiera se encuentra exenta si se trata de personas físicas. Por el contrario, las empresas sí pagan el correspondiente tributo. El paraíso de las rentas financieras A fin de dejar en claro cuál es el tratamiento impositivo actual de la renta financiera, Mario Volman, socio del Estudio Kaplan, Volman & Asociados detalló los aspectos que gozan actualmente de la liberalidad, siempre que se trate de personas humanas (no jurídicas). La siguiente infografía actualizada permite ver el detalle de los mismos: En primer término, se encuentran exentos de Ganancias: - Los intereses obtenidos por un plazo fijo o por depósitos en cajas de ahorro, ya sean en dólares o en pesos. - La renta lograda a partir de títulos públicos, tanto en moneda local como extranjera. - Los cupones de obligaciones negociables con oferta pública - Los cupones de valores representativos de deuda de fideicomisos financieros. - Las diferencias de cambio generadas por las operaciones con divisas. Por el lado de las transacciones realizadas con acciones: - Si cotizan en bolsa, la ganancia obtenida permanece exenta. - Si no cotizan, la utilidad se encuentra gravada. ¿Qué sucede en el caso de la compraventa ocasional? La normativa indica que debe tributarse Ganancias por los beneficios obtenidos de todas aquellas transacciones que no formen parte de las efectuadas por un operador habitual. En tanto, las operaciones con acciones cerradas se encuentran gravadas al 15 por ciento. En lo que refiere a los bonos soberanos: - Los cupones de títulos argentinos permanecen "libres" de todo tipo de tributos. - En el caso de los papeles de Brasil, los cupones están exentos de Ganancias pero por ellos debe abonarse el impuesto a los Bienes Personales. - Los títulos de deuda corporativa de Bolivia no son alcanzados por ninguno de los dos gravámenes. "Hay acciones que cotizan en el Merval que están emitidas en el exterior y, por el mero hecho de operarse en mercados de países regulados por la Comisión Nacional de Valores, no debe pagarse Ganancias por el resultado generado de la compraventa", agregó Mario Volman. Esto último, en alusión a Tenaris, a Repsol YPF, al Banco Santander y a Telefónica (de España) al igual que Petrobras (de Brasil). Avanzar sobre la renta financiera: ¿una buena decisión? Más allá de lo tentadora que resulta la "caja", expertos consultados por este medio analizaron si resultaría conveniente avanzar sobre la renta financiera. Enrique Scalone, titular de la consultora que lleva su nombre, aseguró que "introducir el impuesto sobre las rentas financieras, sin establecer un ajuste por inflación, constituye un acto de irracionalidad tributaria". En referencia a las ganancias financieras, Julián Martín, consultor tributario, explicó que "nuestro país posee a nivel mundial una de las mayores cargas impositivas medidas respecto del PBI, por lo que derogar exenciones aumentará tal carga y desalentará las inversiones". Elías Lisicki, titular del estudio Lisicki, Litvin & Asociados, señaló que "la discusión se enmarca en la controversia que se da en el Impuesto a las Ganancias respecto a la renta financiera, versus los salarios o la renta del trabajo personal". "En el campo académico, hay una corriente que sostiene que los ingresos de un dependiente no deberían estar alcanzados", sostuvo el profesional. "Sin perjuicio de ello, la renta financiera no necesariamente debe estar gravada para que el sistema tributario sea equitativo. Decisiones de este tipo deben ser evaluadas en base al momento y al lugar en donde se aplicará la medida", advirtió Lisicki. En tanto, el consultor impositivo, Alberto Romero, expresó que "si bien la gravabilidad de las rentas financieras constituye una medida adecuada desde el punto de vista político, una decisión de este tipo debiera ser analizada en función de los efectos que derivan de la misma". "Si la actual exención impositiva constituye un incentivo para que la persona física residente en el país, o el beneficiario del exterior realice inversiones financieras a nivel local, la eventual gravabilidad de las mismas afectará tal decisión", concluyó Romero.

DURÁN BARBA

ENTREVISTA A FONDO Durán Barba: "A Macri no le angustia que no se cante la Marcha Peronista, prefiere ver Netflix" El asesor estrella de Mauricio Macri, Jaime Durán Barba, brindó una entrevista en la que habló de todo: su infancia y juventud, la filosofía, su relación con la política, y, principalmente, su vínculo con el Presidente. Desmintió haberle aconsejado a Macri que se afeite el bigote y consideró que el mejor consejo que le dio fue "que no corra para presidente hace cuatro años". Durán Barba contó intimidades de su vida y de su relación con Macri. Jaime Durán Barba, el asesor estrella de Mauricio Macri, brindó una entrevista a la revista Almagro en la que habló de todo. Desde cómo fue su infancia y la relación con sus padres, hasta su actividad actual y el vínculo con el Presidente. Aquí la nota completa: Durán Barba nació en Quito, Ecuador, el 5 de diciembre de 1947: “Siempre fui una persona optimista, tuve una infancia feliz. Los juguetes no me llamaban mucho la atención y solo llevaba conmigo un grupo de soldados de plomo para que me protegieran de los fantasmas que habitaban la vieja casa de la familia. Los demás, estaban archivados. Mi primer sueño fue convertirme en poeta o actor de teatro. Cuando tenía 11 años actué por primera vez en una pieza de teatro como Amal en el Cartero del Rey de Tagore”, relató. -¿Cómo era la relación con sus padres? -Maravillosa. Mi madre era una mujer que estaba siempre en movimiento, organizando comidas, fiestas, juegos, inundaba la casa de alegría y sorpresas. Mi padre hablaba seis idiomas, viajaba mucho, nos contaba lo que pasaba en Estados Unidos y Europa. Trajo a Quito una televisión cuando todavía no se instalaba ningún canal y todos le oían cómo funcionaba el artefacto en Estados Unidos. Se sentía feliz en su enorme biblioteca. Lo recuerdo todavía recitando en griego el Filoctetes de Sófocles con mucha emoción. Yo tenía pocos años, no entendía nada, pero decidí que en algún momento estudiaría griego. -¿Qué tan parecido o distinto es usted a cuando era un niño? -Siempre fui transgresor. Me encantaba enfurecer a mis maestros. Para hacerlo leía, buscaba datos, hacía preguntas para descolocarles, me gustaba sorprenderles a ellos y a mis compañeros. Básicamente soy el mismo. Me aburre la gente que cree en verdades inamovibles. Viajo, estudio, cuestiono todo, también las cosas en que creo. Me gusta la gente con sentido del humor, que puede reírse de sí misma. Durán Barba considera que su versión sobre la diversidad, la pluralidad y la aceptación está vinculada a su estancia en el universo creado por sus padres: “Mi padre tenía propiedades en sitios muy distintos, lo que me permitió convivir desde los primeros años con personas de otras culturas: indígenas de altura, shuaras (llamados jíbaros por los blancos), afroamericanos, la vieja sociedad de Quito. Creo que esa experiencia me marcó definitivamente para comprender que la gente puede ser muy distinta y la felicidad puede tener muchos rostros.” El pequeño Jaime era, también, un niño solitario. “Mis mejores amigos y los juguetes más queridos fueron los libros”, dice. Y construye una máxima que podría disonar con la construcción del relato macrista: “Nada me es más placentero que encerrarme, largos períodos, con mis libros y mi música, aislado del mundo.” -¿Cuál era entonces su relación y conexión con la política? -Nací en una familia política. Mis padres eran velasquistas. Tuve la suerte de conocer a José María Velasco Ibarra, un personaje peculiar: cinco veces presidente del país (N de la R: dos veces autoproclamado dictador), derribado cuatro veces por los militares. Cuando estaban en el poder mi padre era alto funcionario, la casa se llenaba de personas, había escoltas, choferes, coches, bulla. De pronto llegaba el golpe militar, todo desaparecía y nos íbamos a una casa de campo hasta ver qué ocurría. Eso me enseñó cuan efímero es el poder. Nada peor que creerse todopoderoso y eterno. Conservando la sencillez y tratando de servir a los demás, la vida es mejor. Sobre el carácter excéntrico que algunos le asignan a su personalidad, Durán Barba se defiende y dice: “Lo lúdico y lo onírico no significan despreocupación, son centrales en mi vida. Trato de no perder la inocencia intelectual, conservar la capacidad de hacer las preguntas propias de un niño. Espero morir antes de llegar a la etapa de la conciencia”. -¿Recuerda cuál fue el hecho más trascendente de su infancia? -Siempre me apasionó lo místico. Desde las misas solemnes, con sacerdotes cubiertos de oro que cantaban la Misa de Angelis en mi escuela, hasta la consagración al Sangay de los shuaras en la Amazonía, o los ritos afro ahuyentando al naufragio a la orilla del mar. Todos eran hermosos, estimulantes. Después tuve la oportunidad de contactar con el budismo y el Taoísmo. Me pareció muy bueno cultivar todas las aproximaciones a lo místico al mismo tiempo y disfrutarlas. Mi entusiasmo por lo místico no excluyó al inframundo. Mi libro preferido fue, por mucho tiempo, Una Temporada en el Infierno de Rimbaud. “Lo más astuto es abandonar este continente donde la locura anda al acecho, para proveer de rehenes a estos miserables”, dice el poeta francés en aquella obra citada por Durán Barba. -¿Era un joven sociable? ¿Qué tipos de salidas disfrutaba? -Nunca fui muy sociable. Mis recuerdos del colegio se confunden con personajes de obras de teatro. Quería ser como César Vallejo y “morir en París con aguacero, un día del cual tengo ya el recuerdo, tal vez un jueves, como es hoy, de otoño”. Tuve siempre contacto con el campo, aprendí a manejar armas, a criar animales y plantas, a adiestrar caballos, acompañaba a mi padre en sus búsquedas de tesoros en la montaña. En nuestra casa de campo había Huaykaciques, Cajas Roncas y otros seres misteriosos que desgraciadamente desaparecieron con la electricidad. -¿Cómo fue que decidió estudiar Filosofía? -Estudié toda la vida con los jesuitas, admiraba su capacidad de razonar y ordenar los conceptos. Estaba estudiando derecho, cuando el Filosofado San Gregorio quitó la obligatoriedad del latín, se podían rendir las pruebas en castellano, y se abrió a estudiantes que no queríamos ser curas. Me matriculé y pasé cuatro años estudiando Filosofía Escolástica. Fue como vivir esa temporada en El Nombre de La Rosa. En el último año fui alumno de un profesor mendocino genial y por eso vine a la Universidad de Cuyo. Mi plan original fue escribir una tesis comparando el pensamiento de Aníbal Ponce con Mariátegui. Durán Barba desarrolló entonces un profundo rechazo a cualquier tipo de nacionalismo. Dice: “Nunca me gustaron los movimientos, ni los dogmatismos, peor cuando se mezclaban con la religión o tenían una identificación nacional. Eso de militar en algo, sonaba a militar y nunca tuve simpatía por los uniformes.” -¿Qué era entonces para usted la revolución? -Para mí la revolución era universal, tenía que ver con Ernesto Cardenal (N de la R: poeta y sacerdote nicaragüense, considerado uno de los padres de la Teología de la Liberación), los poetas nadaistas colombianos, Gonzalo Arango, Antonin Artaud, Ginsberg, Kerouac, Timothy Leary, David Cooper, el Sartre de Saint Genet, The Doors, los Stones, Pink Floyd, The Moody Blues, Jimi Hendrix, Janis Joplin y una revista del underground que leía con entusiasmo: El Corno Emplumado. Mi gran deseo no cumplido fue haber podido asistir al festival de rock de Woodstock. Luego de convertirse en el máximo consejero del presidente Mauricio Macri, Durán Barba estuvo envuelto en varias polémicas. Al principio evitaba toda clase de definiciones y era más bien una suerte de incógnita. Proliferaron muchas versiones sobre sus actividades, sus consejos, y también sobre su ascendencia sobre el propio Macri. Él remarca, una y otra vez, que no es publicista. Y que la campaña sucia que perjudicó al ex senador Filmus, por la que estuvo procesado por la Justicia Federal, no fue de su autoría. “Es todo una tontería, en mis libros digo lo que pienso al respecto”, se defiende. “Nunca recomendé hacer una campaña sucia, es contraproducente”. También se ataja de otras acusaciones, como aquella que indica que fue uno de los que compró contratos de dólar futuro, la operatoria por la que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner está procesada. “Más allá de que hacer eso no es delito, no hice ninguna operación de ese tipo” explica. Y amplía: “Soy accionista minoritario de empresas que fundó mi abuelo hace casi cien años, no he ocupado nunca puestos ni en los directorios de esas empresas ni he sido ejecutivo de ninguna de ellas. Decir que yo hago algo porque una empresa en la que tengo acciones lo hace, sin que tenga ningún poder de decisión en la misma, es al menos equivocado.” -¿Qué es lo que usted hace en concreto? -No creo tener una misión en la vida. Soy alguien inquieto que estudia, cuestiona, quiere entender la lógica del poder. Usando la metáfora de Foucault: soy un arqueólogo de la política. Profesionalmente he sido consultor político durante décadas. Pienso en la realidad de un país, en cómo se hace la política, trato de comprender a la gente y doy consejos para que la persona a la que asesoro gane las elecciones o, si es mandatario, mantenga una buena comunicación con la gente. No tengo idea de cómo se hace publicidad, nunca tuve cuenta de Twitter, rara vez voy a un acto público. Analizo investigaciones y pienso. -¿Cuánto pesa la afinidad de pensamiento -en términos políticos, económicos y sociales- a la hora de trabajar con un candidato? -La afinidad de pensamiento entre el consultor y el candidato es mala, permite que se refuercen mitos. Todos tenemos mitos. Es importante que la persona con la que trabajo tenga la sabiduría de no creerse estatua. Como decía uno de mis maestros jesuitas, “eso de tener las cosas claras es propio de los tontitos”. Me gustan políticos inteligentes, capaces de discutir, aprender, pensar la política de manera creativa. Tengo tres límites: no asesoro a personas autoritarias o que hayan colaborado con una dictadura; que tengan dinero sucio; que segreguen a minorías o mujeres. -¿Qué es lo que vio en Mauricio Macri? ¿Son amigos? -Mauricio y varias personas de su entorno tienen la ventaja de no estar encadenados a un pensamiento tradicional. Son gente inteligente, educada, pero no les angustia que no se cante la Marcha de los Muchachos Peronistas, ni la Marcha Radical, ni la Internacional Comunista. Prefieren ver Netflix. En una época en que los conceptos arcaicos caducaron, tanto de los que quieren navegar en el acorazado Potemkin, como de los que quieren resucitar un cristianismo cerril, están condenados al fracaso. Mi relación con Mauricio es poco usual en el mundo de mi profesión. Normalmente prefiero trabajar con personas con las que no comparto mitos y en proyectos en los que no creo demasiado. En este caso me identifiqué con Mauricio porque creo que encabeza la experiencia más interesante que se hace de una nueva política constructiva en el mundo. -Usted hizo una descripción de sí mismo como una persona libertaria, desprejuiciada y transgresora. ¿Le costó hacer pie hacia el interior del PRO? -Soy transgresor como lo es un sector del PRO con el que tengo una gran relación. Hay sectores más conservadores que no me estiman mucho, pero eso me parece muy bien. Detesto los partidos con verdades únicas. -A usted le atribuyen muchos consejos, desde el recorte del bigote hasta decisiones estratégicas electorales. -Hay mucho de mito y de internismo. Cosas como la del bigote no tienen ningún sentido. Con mi nivel de distracción me es difícil recordar quién tiene y quién no tiene bigote. Algunos quisieron malquistarme con Mauricio difundiendo disparates. -¿Cuál fue el mejor consejo que le dio a Macri? Tal vez el mejor consejo que di fue el de que no corra para presidente hace cuatro años. Justamente, en 2011, fue el momento más duro para Durán Barba dentro del PRO. Un importante sector del partido presionaba para que Macri compitiera por la presidencia, cuando ya llevaba un mandato al frente del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La discusión se extendió durante varios meses, con un nivel de interna que era inédito entonces para el macrismo. Durán Barba le pidió a su pupilo que no aflojara ante las presiones y que fuera por la reelección en la ciudad, con la mira puesta en fortalecer el partido para 2015. La lectura se reveló como acertada. -¿Qué errores advierte en el gobierno de Macri? -Errores hay siempre. Lo que importa es el conjunto. Desde un punto de vista técnico, parecía inevitable que el gobierno perdiera unos veinte puntos en la primera etapa. La situación del país era muy mala, nos precipitábamos hacia algo como Venezuela. Era inevitable ordenar la economía y eso tiene costos. Cuando comparo los números de Mauricio con los de otros mandatarios que vivieron circunstancia semejante, me sorprendo. No existe otro caso de comunicación tan exitosa en los últimos 30 años. -¿Pero cuánto cree que durará la apelación constante de “la herencia” para justificar el ajuste? Según su mirada, la gente comprende que se necesitaba un cambio, pero empieza a tener necesidades más urgentes. -No empieza a tenerlas: las tiene desde hace bastantes años. La situación de las escuelas, los hospitales, las comisarías en la Provincia de Buenos Aires, son de las peores de todo el continente. No se trata de justificar medidas inventando una herencia. La gente sabe lo que pasa y tiene fe en que con Mauricio esto va a cambiar. -¿Cómo describiría conceptualmente al gobierno de Macri? -Muchos intelectuales se drogan con naftalina. Hay conceptos que no tienen ninguna vigencia. Si dicen que el gobierno K fue de izquierda, que la cleptocracia militar venezolana representa al proletariado o que la teocracia de Irán encarna el pensamiento de Marx, están locos. Es divertido tratar de mezclar conceptos para definir la realidad, pero hay que tener el cuidado de que ese juego no impida ver lo que ocurre. -¿Qué opina de la existencia de agencias de trolls vinculados al gobierno y dedicadas a intervenir en las redes sociales? ¿Es una herramienta más o usted no recomienda su uso? -Estoy en contacto con el equipo que trabaja con Marcos Peña desde hace 12 años y nunca hablamos de hacer una campaña negativa en contra de nadie, nunca conocí a un troll. En mis libros, artículos, cursos, siempre defendí que las campañas negativas son tontas, una pérdida de tiempo para halagar a líderes resentidos. Eso nunca hubo en el PRO. Es obvio que, por ejemplo. la campaña anti Tinelli es, o una tontería enorme de personas que tratan de ayudar a Macri desde la ignorancia, o un buen manejo de marketing del propio Tinelli para subir su rating. -¿Qué es para usted la alegría? ¿Qué es la felicidad? ¿Qué es el éxito? ¿Cuál es la revolución hoy, es decir, qué peso tiene esa palabra? -La revolución actualmente no tiene que ver con construir muros como el de Berlín, encerrar a los disidentes en Gulags, o armar un nuevo Proceso de Moscú. Pasa por la alteridad: el reconocimiento del otro, la valoración del otro. El maniqueísmo es reaccionario. Me parece que la felicidad funciona cuando no se la define, si aceptamos que puede tener mil rostros y todos son válidos, también los que no nos atraen. Personalmente me gustaría vivir en una sociedad en la que la libertad del otro no sea mi límite, sino algo que puede desarrollar mi libertad hasta el infinito.

jueves, 22 de septiembre de 2016

EL ATRILERO: LA GUERRA CIVIL AÚN NO DECLARADA

EL ATRILERO: LA GUERRA CIVIL AÚN NO DECLARADA: LA GUERRA CIVIL AUN NO DECLARADA : Se habla todos los dias de la inseguridad, de la molicie policial y judicial, del garantismo, de la sob...

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza