Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

lunes, 15 de octubre de 2012

COLGADOS

Publicado por Laura Etcharren Colgados del ataúd Con tal de salir del ostracismo, están saltando sobre el ataúd. El muerto, Jorge Porcel, todavía, les sigue dando chapa. No se trata de menospreciar ni de hacer juicios de valor. Se trata, simplemente, de ubicar los roles dentro de un universo de significados que se desordena conforme a la dinámica caótica que envuelve a la sociedad. Hablamos -dentro de un submundo basado en contenidos reales- de una Televisión que en materia de programas con formatos de Reality, Talk Show o Chimentos, no crea contenidos sino que los recrea. Situaciones que van más allá, claro está, de la información. Hay una puesta en escena de los hechos de la realidad. Miserables o no, hay una exposición lícita de los mismos. Es decir, la Televisión los expone con agregados que tienen que ver con el estado voyeur de auto regulación de Rating. En dónde se asienta la tesis que pondera a la descompensación como alternativa ante la caída de audiencia. Un situación Descompensada o una persona al límite -por morbo- mide. Es por eso que las producciones de formatos sostenidos en la adrenalina del vivo, lo que hacen, es regar los estados anímicos sin medir las consecuencias, ya que los códigos forman parte de la nostalgia. Son el recuerdo. El pasado. Entonces, el debate que tiende a generarse, es doble. El que se presta y el que presta. El individuo que asiste a exhibir su pauperismo y la TV que presta espacio para exacerbar lo peor de ese desequilibrio que busca, vorazmente, un espacio. El ataúd de la discordia En las últimas semanas, los programas de espectáculos y magazines, han armado sus contenidos alrededor de las declaraciones de Jorge Porcel hijo y el estado de mendicidad de su madre. Se ha hecho, de la realidad de ambas personas, un show. Una rueda mediática. Entrevistas. Declaraciones. Y una forma de presentarse en los medios que resulta atractiva no por la historia actual en sí, sino por su génesis, supuestamente violenta. Nada parece del todo cierto. Se asemeja más a un simulacro que a un estado, el del mendigo, que atraviesa las penas y los peligros de la calle. Como si fuese el libreto de una película. Un grotesco. Una imagen atroz. La madre mendiga y el hijo. Un vago colgado de un apellido por el cual, pretende tener un sueldo mínimo de 20.000 pesos mensuales. Así se inicia la historia que da lugar a que uno de los Capocómico más importantes de la Argentina, sea denostado por su hijo y por sus ex compañeros. Fundamentalmente, por las mujeres que decidieron salir de los empolvados placares. En los que guardaban sus plumas, sus lentejuelas y tacones de la historia. Aquellos que alguna vez lucieron. Cuando la generosidad de los grandes les permitió tener un lugar en la pantalla chica. En el cine y en las majestuosas revistas de aquellos años. Mujeres que representaban a las Nenas de Utilería de ahora. Cuyo mayor atributo, era la voluptuosidad de sus cuerpos. Esos que nunca pudieron trascender con ideas. Hoy, ellas, salen a destrozar al muerto. Es el negocio que encontraron -tras el misil de Jorge Porcel Junior- para ver si pueden, trascender del ostracismo. Colgarse del muerto. Del ataúd que se empeñan en manchar cuando ya no hay posibilidad de defensa. Sin piedad. Sin reparos. Solamente, para mostrarle a la audiencia que aún, están vivas. Quizás, en edad de merecer. Con ansiedad de volver a escuchar sus nombres. De leerse entre las hojas de una revista aunque más no sea, para quedar como resentidas. Como mujeres, que defienden el género, de manera acomodaticia. Selectiva y patológicamente. Las detractoras ávidas de lucimiento. Tan limitadas como tergiversadoras. Tan obvias como escandalosas. Y con las deformaciones propias de la mediocridad humana, incluso, terminan auto desprestigiándose. Sin embargo, las Utileras de fines de los '70 y los '80, quieren volver a darle sentido a las mañanas de producción. Para ir, por la tarde, a un programa de televisión a contar la triste realidad que vivieron al lado de "un mal compañero". De un "agresor" como dicen que era Jorge Porcel. De un hombre que las inducía, casi con extorsión, a la "felatio". Y ellas, con resignación, con tal de tener un lugar en la Marquesina o un simple bolo, se sometían. Obedecían. Y se agachaban. Ahora hablan de violencia de género. Se victimizan en el delirio de la pureza. De la incomprensión y la necesidad de aquel entonces. Le pasan, todas las culpas, al muerto. Pero se cuelgan. Se aferran, con ahínco, al ataúd. Como el hijo que lo desprecia y en la paradoja del cinismo, con la soberbia propia de la vagancia, reclama espacios. Porque es el hijo. El hijo que utiliza el apellido y el "pauperismo", como ejes de alerta de existencia. Que inflama, los problemas de su Freud, para estar. Al mismo tiempo que su madre cartonea monedas para comprarle la leche. Y mientras las otroras "Gatitas", siguen matando al muerto.

No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series


Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza