Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

jueves, 29 de noviembre de 2012

LA CORPO

por María Zaldívar Que la marcha del 8 de noviembre y el paro nacional del 20 hayan sido un éxito de participación cada uno en su género entusiasmó a los millones de disconformes que ha producido la administración K a través de los años. Los fue generando a golpe de arbitrariedades, excesos, destrato, groserías, aprietes, inmoralidades y delitos. En sí son equiparables en la trascendencia pero disímiles en la génesis. El 8N fue un hecho espontáneo, la coincidencia de millones de almas que, por obra de la tecnología, pudieron expresarse en el mismo momento. Fue un partido abierto al público. El 20N fue armado, como todas las movilizaciones sindicales; un hecho de fuerza en medio de una lucha de mafias donde nada es espontáneo, ni gratis ni voluntario. Después de décadas de peronismo en el ambiente, la Argentina se transformó en una sociedad notablemente curiosa: por un lado demuestra una tolerancia infinita a la corrupción, el atropello a la ley y la guaranguería, y por el otro, ha desarrollado una intolerancia visceral a la libertad ajena. Está permitido todo excepto disentir con la mayoría y eso es una dictadura. En la Argentina se instaló la dictadura de las mayorías con el acuerdo de todos los sectores políticos o sea, con la anuencia de los representantes de las minorías. Ese es el drama nacional. La corporación que conforman el poder político y el económico es tan vigorosa que no hay quien se le niegue. Ante su poderío vamos viendo inclinarse a empresarios, sindicalistas, jueces, legisladores, diplomáticos, periodistas y hasta autoridades religiosas. La “corpo” banca; por acción u omisión. O están con ellos o hacen la vista gorda, que es la otra manera de participar. La corporación es un monstruo con vida propia, alimentado por sus propios integrantes y que consiste en una enorme bola de variados privilegios. Los hay económicos y en especies. Las ventajas a las que se accede a través de la corporación implican desde el billete cantante y sonante al tráfico de influencias; el negocio y el negociado, la impunidad y el reciclado indefinido de cualquiera. No es fácil llegar pero, una vez adentro, la “corpo” no se abandona más. Como la droga, ese paraíso es un viaje de ida. Vista la larguísima lista de beneficios que vienen en el combo, es legítimo que muchos sueñen con pertenecer a esa “elite” porque la ambición humana es eso, querer más. Pero también por eso mismo es tan importante el marco de valores que impere en la sociedad. Lo grave no es que algunos quieran gozar de privilegios sino que nuestro sistema de principios tolere cualquier inconducta, que los permisos para la inmoralidad y la defraudación sean ilimitados y que la ley esté de adorno; lo grave es que la propia sociedad, más allá de la justicia, no castigue la voracidad delictiva de sus integrantes. Porque ahí sí, al no existir barreras morales de contención a la avidez, los inescrupulosos se multiplican porque se respira en el ambiente un permiso infinito para cualquier cosa. La sociedad admite todo, critica ácidamente en privado pero en público disculpa y le extiende la mano al peor de los tránsfugas. En el fondo, entonces, parece comprobarse que el público rechaza la inconducta porque no puede practicarla, más que por lo que tiene de indecente. No es repudio sino envidia; lo que enoja no es lo turbio de los hechos sino no estar allí, la exclusión. Y por eso cuando llegan, todos repiten; se suman a la sinfonía de la “corpo”: privilegios, efectivo y tarjeta. Como el sistema se cambia únicamente desde adentro, va a ser difícil encontrar quién se anime. ¿Alguien puede imaginar a un juez reclamando pagar impuesto a las ganancias como cualquier cristiano? ¿O a un diputado negándose a usar la decena de pasajes que tienen a disposición anualmente o negándose a cambiarlos por dinero en efectivo como suelen hacer a fin de año? ¿Es realista creer que algún empresario rechace los créditos que otorgan los bancos oficiales indexados por el CER a 20 años y en pesos, o un subsidio a la actividad que desarrolla, al producto que fabrica o al servicio que presta? ¿Se lo imagina denunciando el dictado de una resolución que frena el ingreso al país de la competencia? ¿Hay posibilidad de que los cargos electivos dejen de ser heredados entre parientes, que los nombramientos no se obtengan a dedo y que la amistad deje de ser el filtro? ¿Usted especula con que algún día los funcionarios respondan con su patrimonio personal a los juicios al estado que devienen de las decisiones que adoptan? ¿Se imagina una Argentina sin clase privilegiada? ¿Se explica ahora la falta de representación? Mire alrededor y haga una lista de los políticos, funcionarios, burócratas, empresarios o legisladores que se oponen al sistema en el que vivimos. Las minorías también colaboran con la dictadura que impera hoy en la Argentina. Por eso callan y tratan de pasar desapercibidas. Por eso suelen animarse, como mucho, a algún “twit” o a algún titulillo contra la gestión K. Pero que nos quede claro: los que critican no quieren reemplazar esta dictadura electiva por una república. Quieren, apenas, reemplazar a los K.

No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series


Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza