Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

miércoles, 5 de diciembre de 2012

DESFALCO

Acrobacia para proseguir el saqueo por Gustavo Adolfo Bunse gabunse@yahoo.com.ar Para muchos que la ven moverse en un camino zigzagueante, ella ha entrado en una especie de delirio enfermizo de contradicciones… Las acciones… absolutamente superficiales… que impulsa con una inexplicable vehemencia, ninguna de las cuales puede escaparse del formato populista… objetivamente, no tienen destino. Ha decidido arrojarse al vacío… Y hacerlo en público. En efecto, como una graciosa y torpe acróbata de un circo de barrio… y con sus medias caladas visiblemente raídas… piensa intentar una cabriola, sin tener la menor idea de las consecuencias… Parece que no tuviera red. Pero la red somos todos nosotros. Para ella… estrellarse contra el piso… es simplemente un ejercicio de cada día, que es practicado a expensas de nuestros intereses, de nuestro futuro… y básicamente de nuestro estado de ánimo. Tomar por idiota a toda la ciudadanía… es una práctica compulsiva que ya no le alcanza a ella ni a su recua de mercaderes para seguir andando a los tumbos en esta senda de improvisaciones. Ha tomado… orgullosa… la vanguardia de la inmoralidad… todos sus súbditos… cruzan con ella -alegremente- la raya del delirio y de la falsificación… demasiadas veces por día. Mareados ahora, en el mito degenerado… de la autoridad sin límites y acaso en su continuidad eterna en el poder… han logrado que ella convierta su rostro en una maldita mueca de soberbia, cuya sonrisa de Gorgona… le sale, siniestramente, de costado… Una sonrisa de falsa suficiencia…que suele notársele bastante más cuando pasea por delante de la pleitesía… y de la capitulación moral de todos los arrastrados que asisten a su atril diario. La velocidad de su enriquecimiento en los últimos seis años… ha superado las proporciones de lo entendible para un buen contador avezado. Un experto en cuentas… queda en un estado de estupefacción al ver la evolución impresionante de sus ganancias… un récord mundial que establece marca de medalla de oro en “personas a sueldo”. Y esto… que puede parecer una exageración… no se refiere al valor adquisitivo de su fortuna mal habida, sino sólo al ritmo extravagante de la acumulación de dinero en la “unidad de tiempo”. Cualquier inversión (la que sea) que quiera tomarse en los últimos 30 años en el país, desde el mejor de los bonos domésticos, todos, las locaciones inmobiliarias hoteleras más exitosas, los bonos de cualquier deuda, incluso los depósitos a plazo fijo que hayan sido más redituables e inverosímiles, los Money Market Funds estrella, no alcanzan ni siquiera al 28 % de lo que le han rendido a esta mujer. Eso admite un solo nombre: DESFALCO A MANSALVA. A la hora de buscar excusas, sin siquiera sonrojarse… su gesto no puede superar al de un niño… escapado de una calesita. Y así… hablando de mil imbecilidades en la cadena nacional… casi todos los días… ella… lo más campante, nos vuelve a sonreír… pues cualquier colectivo, la deja bien. Los cartuchos quemados de todas las bengalas… y el acre olor a la bacanal de los fondos desfalcados, son, como todo ha sido en ella, sólo vestigios desparramados por el piso… de lo que hoy… ya no puede verse. Son los restos… las señales, o las huellas desdorosas… del gran latrocinio histórico… el mayor de la República, en el último siglo. Un día asaltaron la Intendencia de Río Gallegos y convirtieron a los chóferes en apoderados, a los porteros en dueños de escalones cruciales del Estado y a los secuaces de sus primeras horas, en buscadores de fondos para depredar en poblado y en banda. Y así… parapetada en su moral hostil a la pupila de los honrados, ella confirma linealmente su desprecio por los hombres probos e indomables. Y aparece casi, condenada ahora… a seguir con la conscripción de los lacayos domesticados y envilecidos… A seguir tapando con ramas… la trágica huella de su desfalco Buscando disimular las pateaduras hechas en todas las puertas y cajoneras que han sido mutiladas para robar… Pero le será difícil. Y aun así… la ignorancia colectiva… preferirá quedarse callada… cuando el parlamento decida escriturar otra reforma ortopédica y compulsiva… para darle a ella otra retorcida oportunidad de seguir arrasando el país. El 65% de la población la desprecia… quién diga lo contrario que lo pruebe, yo estoy en condiciones de hacerlo. Basta con medir los ratings de la televisión cada vez que hay cadena nacional. Más del 70% de los televisores o se apagan o cambian de canal. La historia del mundo, nos enseña como han terminado las personas como Cristina Fernández. Lic. Gustavo Adolfo Bunse gabunse@yahoo.com.ar

No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series


Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza