Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

domingo, 27 de enero de 2013

BUSCANDO ENEMIGOS

Enemigos se necesita: Un pedido de Cristina a la comunidad El autor busca una identidad para el kirchnerismo cristinista: "Dentro de esa lógica el kirchnerismo en su etapa cristinista es una eterna lucha para apropiarse del pasado mediante la construcción de una mitología propia y para apropiarse del presente mediante la permanente invención del enemigo. Aunque de tanto pensar en ese pasado imaginario y en ese presente perpetuamente conflictivo, ha perdido toda capacidad de proyectar el futuro, excepto como una continuidad literal de este presente que para ellos sería perfecto de no ser por la existencia de los que quieren volver al pasado. Sin embargo, de no ser por la existencia de esos “enemigos” a los cuales echarle la culpa de todo lo que ellos hacen mal, el presente se demostraría mucho menos promisorio para el oficialismo. Por eso es imprescindible inventarlos o reinventarlos todos los días, puesto que una revolución que ya ha sido realizada sólo se explica por los contrarrevolucionarios que quieren “des-realizarla”. A falta de futuro que prometer sólo queda presente que mantener. (...)". Buitres, caranchos, todo le sirve a Cristina para fabricar enemigos necesarios para el año electoral. Mis queridos enemigos El campo, la prensa, la clase media, la Justicia, la derecha macrista, el narcosocialismo, el PJ conservador de Scioli, el destituyente Moyano, el insubordinado De la Sota, el destituido intendente “saqueador” de Bariloche o el a destituir gobernador “traidor” de Santa Cruz, los aliados internos de los fondos buitre, los que no creen en el Indec, quizá Darín y Campanella. Termine usted lector de completar la lista de enemigos íntimos de Cristina. por CARLOS SALVADOR LA ROSA CIUDAD DE MENDOZA (Los Andes). Los gobiernos que buscan respaldar su accionar en la referencia a otros tiempos, recurren al mito o a la utopía. El mito implica mirar hacia un pasado glorioso al cual es necesario volver, aunque sea en su espíritu, para lo que se necesita ir suprimiendo los obstáculos que se fueron construyendo entre aquel ayer ideal y este presente imperfecto. La utopía, en cambio, mira hacia un futuro pleno que al principio sólo anida en la imaginación de los ingenieros sociales pero que, con el tiempo, podrá ser realidad si se suprimen los obstáculos presentes que le impiden concretarse. El mito suele ser convocado por las ideologías de derecha ansiosas de corregir los efectos negativos del mundo moderno con el retorno al espíritu de los viejos tiempos clásicos. Mientras que la utopía atrae a las ideologías de izquierda que se resisten a que en el futuro el mundo siga siendo tal cual fue o sigue siendo, convencidos de que la voluntad humana es capaz de crear una sociedad y un hombre nuevos y mejores a los que conocemos. ¿Dónde podemos ubicar al kirchnerismo? Reivindicar al peronismo pero dándolo vuelta. El kirchnerismo es una rara mezcla que se mueve ideológicamente en el terreno de la lógica utópica de izquierda pero que propone el rescate de un ideal mitológico. El retorno a un pasado glorioso que se comenzó a reconstruir en 2003 contra varias décadas ignominiosas que se empeñaron en negarlo y borrarlo. Sin embargo, no se inspira literalmente en algún pasado concreto sino en varios pasados reunificados en la ideología K por obra de la imaginación de sus ideólogos, incluyendo, en primerísimo lugar, a Cristina Fernández. Así como hasta 2003 casi todos rescataban del primer Perón su política social por encima de su autoritarismo, y del último Perón sus intentos conciliatorios que buscaron borrar las viejas divisiones políticas por encima de la violencia de su gobierno, el kirchnerismo giró ese consenso 180 grados. Ahora lo que más se rescata del primer peronismo es su carácter confrontativo contra el campo, la prensa, la Iglesia, la oposición, la clase media, etc, etc. Del último peronismo al “camporismo”, aquel presidente que no fue pero que pudo haber sido si Perón no se lo hubiera impedido volcándose hacia la derecha de su movimiento y del país. El imaginario K ve una Argentina con los mismos -o muy parecidos- conflictos que en 1945 pero asumidos con la ideología de la izquierda setentista, a partir de la interpretación que ésta hiciera del primer peronismo, al cual le agregaba una dosis de “revolucionarismo” ideológico que éste nunca había tenido. Aquellos jóvenes se decían los superadores del viejo Perón, al que veían como un burgués en los ‘40 avanzado pero en los ‘70 retrasado, por lo cual debía ser remplazado por una nueva generación más que peronista, ya del todo socialista. El enemigo buscado. Durante la presidente de Néstor Kirchner estos supuestos estuvieron latentes pero no aún en acto porque la primera etapa del modelo buscaba un transversalismo político para sustituir al PJ tradicional y un capitalismo prebendario propio para sustituir al capitalismo prebendario ajeno. Es que ese primer kirchnerismo no atinaba aún a encontrar los “enemigos” con los que había combatido el primer peronismo, ni siquiera los “enemigos” del último peronismo, como las fuerzas armadas o el PJ de derecha, porque estos estaban en franco retroceso a diferencia de aquellos viejos tiempos. Sin embargo, desde siempre Néstor Kirchner intuyó que, sin enemigos, tarde o temprano su proyecto sucumbiría por falta de combustible ideológico. Por eso apenas la historia le ofreció una oportunidad, a inicios de la primera presidencia de su esposa, no dudó en asirla e incluso dejarla como herencia. Una herencia con la que Cristina se sintió aún más identificada, quizá por una cuestión de carácter, que el inventor de la misma. El enemigo encontrado. Ese día en que apareció el conflicto con el campo, la luz se hizo de una vez y para siempre. Ya estaban dadas todas las condiciones para iniciar la larga marcha K hacia el poder total en nombre de una historia reinterpretada. No sabía Néstor que el mito fundante que le faltaba al proyecto lo aportaría él con su prematura muerte. Pero a la larga, todo terminó sumando. La guerra inventada contra el campo fue la excusa ideal para argumentar que en el fondo de la Argentina nada había cambiado sustancialmente; que los buenos y los malos seguían tan consolidados en sus respectivas facciones como lo estuvieron siempre. Por eso la “oligarquía”, según los K, no salía a protestar por un aumento de retenciones sino porque los terratenientes seguían siendo los dueños del país a los cuales Néstor venía a ponerles coto. Con el campo también mostraron sus garras los medios de prensa que, como hiciera “La Prensa” durante el primer peronismo, no dudaron en ponerse del lado de los “gorilas” para destruir al gobierno “nacional y popular”. A esos dos grandes enemigos históricos contra los cuales Néstor -según el catecismo oficial- murió batallando, luego Cristina en soledad agregaría el resto de los supuestos conspiradores que querían destruirla. Por eso se sacó de encima al sindicalismo “vandorista” o “ruccista” de Hugo Moyano. En vez de intentar remplazar al PJ conservador de Scioli mediante alianzas transversales o concertaciones con radicales, intentó crear su propio partido ideológico, camporista, unido y organizado, al cual se propuso infiltrar en todos los organismos del Estado pero no como en los años 70 a partir de la fuerza de las armas sino con una fuerza muchísimo más poderosa: la de los cargos y prebendas. Después del frustrado 7D, a dicha caterva de “destituyentes” le agregó la Justicia, incluyendo, como novedad sustancial, a la propia Corte Suprema, la misma con la que el kirchnerismo produjo en sus inicios una renovación colosal de las prácticas institucionales del país y que ahora supone ha quedado retrasada (o se ha vendido al enemigo) con respecto a las nuevas exigencias del modelo. En los inicios de este año, descubrió que la culpa de la miseria es la conspiración municipal. Por eso ordenó destituir al intendente de Bariloche y dar dinero a los intendentes puenteando a los gobernadores. De ese modo mata dos pájaros de un tiro: hace a los municipios más dependientes del Gobierno nacional y a la vez los usa para quitar lo poco que le queda de autonomía a las provincias. Que Scioli, Macri, De la Sota, Peralta y los socialistas santafesinos vayan sabiendo lo que les espera. En fin, así como la aparición del campo como actor público en los inicios de su primera gestión, le hizo suponer a Cristina que la revolución había comenzado, la salida multitudinaria a las calles de una clase media sumamente crítica -si no con todos los contenidos sí con las prácticas institucionales y económicas del oficialismo- terminó por convencer definitivamente a la Presidenta de que otra vez estamos como en el '45 o en el '73, luchando los mismos buenos de siempre contra los mismos malos de siempre, según la mitología progre-peronista que hoy cuenta para su construcción intelectual con el apoyo de amplios sectores de la universidad, el periodismo y la cultura, quienes han sido indudablemente beneficiados, material y simbólicamente, por el poder del Estado, a cambio de la desaparición casi total de su autonomía en cuanto sector crítico. Inventando al enemigo. La gran diferencia del kirchnerismo con sus antecedentes históricos peronistas, es que si bien los “enemigos” de las varias etapas suenan parecidos, los objetivos estratégicos son muy diferentes. El primer peronismo tuvo como eje de su proyecto la incorporación de una nueva clase social al sistema productivo y cultural, mientras que el setentismo se proponía una revolución política y social que hoy suena como imaginaria pero que en aquel entonces aparecía como posible y real tanto para quienes la anhelaban como para quienes la deploraban. En cambio, el kirchnerismo no tiene más proyecto que el de permanecer gobernando una sociedad que sus principales espadas suponen ya han transformado lo suficiente para que nadie ose cambiarla jamás por ninguna otra. Para ellos su revolución, en lo sustancial, ya ha tenido lugar, excepto que los contrarrevolucionarios siguen todos vivos acechando para destruirla al menor descuido. Por eso, de lo que se trata es de mantener una movilidad permanente para descubrir, en cada momento y lugar, de qué se disfraza el enemigo, que puede estar adentro o afuera del movimiento pero que siempre asume distintos disfraces aunque con la idéntica finalidad de sacar al “pueblo” del poder. Dentro de esa lógica el kirchnerismo en su etapa cristinista es una eterna lucha para apropiarse del pasado mediante la construcción de una mitología propia y para apropiarse del presente mediante la permanente invención del enemigo. Aunque de tanto pensar en ese pasado imaginario y en ese presente perpetuamente conflictivo, ha perdido toda capacidad de proyectar el futuro, excepto como una continuidad literal de este presente que para ellos sería perfecto de no ser por la existencia de los que quieren volver al pasado. Sin embargo, de no ser por la existencia de esos “enemigos” a los cuales echarle la culpa de todo lo que ellos hacen mal, el presente se demostraría mucho menos promisorio para el oficialismo. Por eso es imprescindible inventarlos o reinventarlos todos los días, puesto que una revolución que ya ha sido realizada sólo se explica por los contrarrevolucionarios que quieren “des-realizarla”. A falta de futuro que prometer sólo queda presente que mantener. Estamos ante una revolución conservadora en la que la utopía es remplazada por el mito y, la promesa del futuro, por su supuesta concreción actual. Una religión ideológica para creyentes o, más bien, para gente necesitada de creer. Claro que, más allá de las cuestiones de fe, usufructuada por los mismos de siempre.

No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series


Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza