Córdona Heróica repudia las palabras de odio hacia los ciudadanos Argentinos. Y solicita a las autoridades tomen medidas para evitar las discriminaciones xenofogas de politicos hacia los ciudadanos.

Desde Cordoba Heroica le decimos ¡Basta! a las discriminaciones xenofogas de politicos argentinos para con sus ciudadanos. Exigimos de las autoridades se dicten leyes condenando palabras y calificativos tales como: "Odio", "Golpista", "Gorila", "Oligarca", "vende patria", "cipayo", "nazi", "fascista", "Buitre", "Destituyente".


EXIGIMOS JUSTICIA POR: Las víctimas mortales de la tragedia del tren de Once: Juan Carlos Alonso; Karina Mariela Altamirano; Jonathan Maximiliano Báez; Dionisia Barros; Claudio F. Belforte; Natalia Benitez; Federico Agustín Bustamante; Micaela Cabrera Machicao; Darío Cellie; Daniel R. Matías Cerricchio; Juan Daniel Cruz; Graciela Beatriz Díaz; Sabrina Florencia Espíndola; Lucía Fernández Chaparro; Florencia Fernández Sugastti; Juan Leonel Frumento; Yolanda Sabrina Galván; Carlos María Garbuio; Alberto David García; Mónica Garzón; Marcela Alejandra Gómez; Ranulfo González Centurión; Verónica González Franco; Claudia Mariel Izzia; Fernando Andrés Lagrotta; Estela Legia (o Lei Jiang Yan); Nayda Tatiana Lezamo; Isabel López; Nancy López; Roberto López Pacheco; Alex Nahuel Martínez; Lucas Menghini Rey; Marina Moreno; Miguel Angel Núñez Vilcapona; Lucas Gabriel Palud Quini; Sofía Peralta; Silvia Gabriela Pereyra; Gloria Cecilia Pinilla León; Tatiana Pontiroli; Esther Sandra Reyes; Braulio Romero; Graciela Romero; María Scidone; Rosa Margarita Tevez; Sonia Torres Rolón; Gloria Alejandra Troncoso; Nicolás Elías Villalba; Pablo Fernando Zanotti; Cristian Zavala; Ana Teresa Zelaya; Ariel Zúñiga. VÍCTIMAS DE UN ESTADO IRRESPONSABLE - ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLÍTICOS Y EMPRESARIALES!

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

domingo, 29 de marzo de 2015

BONZOS

. Bonzos Recalcitrantes "El gran negocio que generó el kirchnerismo fue el de su propia impunidad". Luis Gasulla La semana que terminó, tan inexplicablemente corta en un país que se encuentra chapaleando en el barro de la estanflación, estuvo marcada por la pública conversión de Ballestero -Juez de la Sala I de la Cámara Federal en lo Criminal- en un bonzo autoincinerado en las escalinatas de los tribunales de Comodoro Py; creí que el precio que debería pagar por esta puñalada trapera lo harían reflexionar pero, evidentemente, el tamaño de los esfuerzos -¿carpeta o cheque?- realizados por el Gobierno resultaron suficientes para permitirle olvidar que la sociedad lo estaba mirando fijo, que el mundo occidental estaba pendiente de su fallo y convencerlo de sumar su voto al de su colega Freiler para desestimar, sin ninguna investigación, la denuncia del asesinado Nisman. Parece que para este recalcitrante monje del kirchnerismo no bastó la confirmación lateral de esa denuncia que surge de la última edición de la revista Veja, de Brasil, sobre la base de las confesiones de jerarcas del chavismo acerca de los aviones con dinero, drogas y guerrilleros que volaron de Caracas a Teherán durante años, y del intercambio nuclear -Venezuela carece de tecnología en esa área- que también involucra a la Rusia, con la cual Argentina acaba de firmar un tratado para enriquecer uranio. Si los Estados Unidos ya ha decretado que el paraíso de Nicolás Maduro es un peligro para su seguridad, no hace falta ser demasiado lúcido para percibir que estamos al borde de caer en una situación similar, ya que Putín tiene, a su vez, un acuerdo de suministro con Irán. Claro que el Fiscal Moldes apelará el fallo ante la Cámara Federal de Casación Penal pero, para que el tema continúe vigente, deberá recibir allí un nuevo impulso de la mano del Fiscal General al cual le toque sostener, o no, la denuncia; de los candidatos posibles, varios pertenecen -como también algunos de los jueces que la integran- a la agrupación Justicia Legítima, encabezada por la Procuradora General, ¡Giles! Carbó, dispuesta a hacer cuanto sea -sin límites morales ni legales- para despegar a la Cristina, sus hijos, sus testaferros y sus cómplices de los problemas a los que ya se están enfrentando en la Justicia y que, seguramente, se agravarán cuando el inquilino de la Casa Rosada sea otro. De todas maneras, sea porque el superior no sostenga la apelación de Moldes, sea porque Casación confirme la resolución de la Cámara de Apelaciones, nada quedará definitivamente cerrado, ya que todos -Rafecas, Freiler y Ballestero- simplemente desestimaron la denuncia, por lo cual ésta podrá ser reformulada en cualquier momento. Los jueces, en teoría, deben ser los mejores y más probos ciudadanos, ya que tendrán en sus manos la libertad o la fortuna de éstos; sin embargo, aquí no es así. En el Poder Judicial, no sólo los jueces federales -salvo escasas excepciones- son corruptos, sino que ese mal alcanza también a todos los fueros, inclusive los comunes; para comprobarlo, basta con observar las playas donde dejan sus autos los magistrados y verificar, con asombro, el patrimonio que exhiben algunos de ellos. Con cuarenta y ocho años de ejercicio profesional, puedo afirmar que no hay una justicia única. Si se trata de asuntos que rozan al poder, resulta suficiente saber quiénes serán los jueces intervinientes para conocer el resultado por anticipado, sea porque los magistrados federales se alquilan, sea porque temen a los "carpetazos". Hay otra, gracias a Dios conformada por la enorme mayoría de los magistrados, que ejercen su labor con independencia, con dedicación, con conocimiento y con eficiencia. Pero hay una tercera, ante la cual los ciudadanos de a pie estamos desamparados, que está corroída por la corrupción y por la ignorancia, y en la cual el fallo dependerá de un soborno, del desconocimiento del derecho o, simplemente, de las relaciones personales. En los Estados Unidos los pueblos y ciudades chicas eligen por voto popular y periódicamente a sus jueces de menor cuantía, a sus fiscales y a su jefe de policía locales; como se trata de pequeñas comunidades y en ellas todo el mundo se conoce, resulta fácil hacer un seguimiento permanente de la capacidad para ejercer el cargo y, sobre todo, de la evolución patrimonial del funcionario. Tal vez, sería bueno que comenzáramos a aplicar algo así en la Argentina y, luego, delegar en los propios jueces inferiores la elección de quienes deberán integrar los órganos superiores; se conocen entre ellos lo suficiente y sabrán optar por los mejores. El otro aspecto, más grave aún, es la incidencia que el reciente y cuestionado fallo podría tener sobre nuestras relaciones internacionales. Con Irán y Rusia involucradas, y con China con una base científico-militar en Neuquén, comienza a tomar singular importancia el tema Malvinas. Tal como dijera Andrés Cisneros en una imperdible nota (http://tinyurl.com/oad2yr9) en La Nación, nuestra torpeza en la materia dio una excusa ideal al Gobierno británico para decidir una repotenciación de su asentamiento militar en las islas, amén de alejar cualquier posibilidad de negociación sobre su soberanía. Y es lógico que así sea, tanto por el control occidental del Atlántico Sur, puesto en peligro por estas raras alianzas que la noble viuda ha concertado, cuanto por las consecuencias que acarrearán cuando sea discutida la propiedad -o, al menos, el derecho a explotar sus recursos- sobre la Antártida; nuestras pretensiones territoriales allí se solapan con las de Gran Bretaña y de Chile. Mientras nuestro país siga dando bandazos y no asuma una postura -cualquiera- seria en la geopolítica internacional, no tendremos el peso necesario para reclamar un asiento en la mesa de negociaciones. Para terminar, dos comentarios breves. El primero, relacionado con el papelón de nuestro egregio Ministro de Economía, el groucho-marxista Axel Kiciloff cuando, acorralado por una periodista, debió reconocer que ignora -o, peor, oculta- cuántos son los pobres e indigentes en la Argentina doce años después de la llegada de los Kirchner y su "modelo" al poder; su papel en ese sketch recuerda a su antecesor en el cargo, Hernán Lorenzino, cuando una reportera extranjera le preguntó por la inflación y, ante la imposibilidad de ofrecer una respuesta que no hiriera el "relato", entonó ante un micrófono que suponía apagado la frase que lo inmortalizará: "me quiero ir". Y el último con un balde de agua fría para los candidatos a suceder, cuando quiera que eso suceda, a la Presidente que hoy nos gobierna tan exitosamente. Para invertir el rumbo de colisión en el que encontrarán al país cuando les toque ocupar el sillón de Rivadavia, se necesitarán inversiones de enorme magnitud, que dicen creer que llegarán rápidamente. Sin embargo, me pregunto cómo se concretarán esas inversiones si cualquier proyecto, sea industrial o comercial, carecerá de la energía necesaria para funcionar, gracias al fabuloso plan de destrucción masiva que pusieron en marcha don Néstor y el inefable Ministro de Falta de Planificación, Julio de Vido. Deben recordar que las obras de generación eléctrica requieren de un plazo, en general prolongado, para madurar. Si se trata de generación térmica, se podría construir con cierta rapidez las plantas necesarias, pero será necesario proveerlas de gas, un insumo claramente faltante; si fuera generación hidráulica, los plazos -y los costos de construcción-, crecen exponencialmente, pudiendo llegar a los seis o siete años. No será el único problema que deberá afrontar la futura administración, ya que encontrará al Banco Central quebrado, una inflación sólo domada por la recesión, subsidios que ya resultan imposibles de afrontar, 30% de la población bajo la línea de pobreza, un alineamiento geopolítico injustificable, infraestructura -comunicaciones, rutas, puertos, ferrocarriles, energía- colapsada, parque industrial obsoleto, déficit fiscal desmesurado, caída en los precios internacionales de las commodities, incremento en las tasas de interés internacionales que restarán recursos, un default del que nunca salimos, insensata apreciación de nuestra moneda, miles de empleados públicos incapaces e innecesarios, narcotráfico creciente, la inseguridad cotidiana, un sistema impositivo asfixiante y regresivo, la dramática proliferación del juego, una fractura social de dimensiones inéditas, centenares de causas por corrupción de funcionarios, las cárceles abarrotadas de presos políticos y miles de etcéteras que, al menos hasta ahora, nadie dijo cómo piensa encarar. Por todo eso, y aún cuando la transición fuera pacífica -en lo que descreo- los tiempos por venir no dejan demasiado margen para el optimismo en materia social y económica; en cambio, sí estoy convencido que el próximo gobierno traerá, necesariamente, nuevas y renovadas formas de democracia, ya que el Congreso que emergerá de las elecciones estará sumamente fragmentado, y ello obligará a permanentes negociaciones, además de imposibilitar cualquier forma de autoritarismo despótico. Aprovechemos la Semana Santa que comienza hoy para rezar, cualquiera sea nuestro credo, por la Argentina del futuro, porque sea un país digno de ser entregado como legado a nuestros hijos y a nuestros nietos. Bs.As., 29 Mar 15 Enrique Guillermo Avogadro Abogado "BONZOS Bonzos Recalcitrantes "El gran negocio que generó el kirchnerismo fue el de su propia impunidad". Luis Gasulla La semana que terminó, tan inexplicablemente corta en un país que se encuentra chapaleando en el barro de la estanflación, estuvo marcada por la pública conversión de Ballestero -Juez de la Sala I de la Cámara Federal en lo Criminal- en un bonzo autoincinerado en las escalinatas de los tribunales de Comodoro Py; creí que el precio que debería pagar por esta puñalada trapera lo harían reflexionar pero, evidentemente, el tamaño de los esfuerzos -¿carpeta o cheque?- realizados por el Gobierno resultaron suficientes para permitirle olvidar que la sociedad lo estaba mirando fijo, que el mundo occidental estaba pendiente de su fallo y convencerlo de sumar su voto al de su colega Freiler para desestimar, sin ninguna investigación, la denuncia del asesinado Nisman. Parece que para este recalcitrante monje del kirchnerismo no bastó la confirmación lateral de esa denuncia que surge de la última edición de la revista Veja, de Brasil, sobre la base de las confesiones de jerarcas del chavismo acerca de los aviones con dinero, drogas y guerrilleros que volaron de Caracas a Teherán durante años, y del intercambio nuclear -Venezuela carece de tecnología en esa área- que también involucra a la Rusia, con la cual Argentina acaba de firmar un tratado para enriquecer uranio. Si los Estados Unidos ya ha decretado que el paraíso de Nicolás Maduro es un peligro para su seguridad, no hace falta ser demasiado lúcido para percibir que estamos al borde de caer en una situación similar, ya que Putín tiene, a su vez, un acuerdo de suministro con Irán. Claro que el Fiscal Moldes apelará el fallo ante la Cámara Federal de Casación Penal pero, para que el tema continúe vigente, deberá recibir allí un nuevo impulso de la mano del Fiscal General al cual le toque sostener, o no, la denuncia; de los candidatos posibles, varios pertenecen -como también algunos de los jueces que la integran- a la agrupación Justicia Legítima, encabezada por la Procuradora General, ¡Giles! Carbó, dispuesta a hacer cuanto sea -sin límites morales ni legales- para despegar a la Cristina, sus hijos, sus testaferros y sus cómplices de los problemas a los que ya se están enfrentando en la Justicia y que, seguramente, se agravarán cuando el inquilino de la Casa Rosada sea otro. De todas maneras, sea porque el superior no sostenga la apelación de Moldes, sea porque Casación confirme la resolución de la Cámara de Apelaciones, nada quedará definitivamente cerrado, ya que todos -Rafecas, Freiler y Ballestero- simplemente desestimaron la denuncia, por lo cual ésta podrá ser reformulada en cualquier momento. Los jueces, en teoría, deben ser los mejores y más probos ciudadanos, ya que tendrán en sus manos la libertad o la fortuna de éstos; sin embargo, aquí no es así. En el Poder Judicial, no sólo los jueces federales -salvo escasas excepciones- son corruptos, sino que ese mal alcanza también a todos los fueros, inclusive los comunes; para comprobarlo, basta con observar las playas donde dejan sus autos los magistrados y verificar, con asombro, el patrimonio que exhiben algunos de ellos. Con cuarenta y ocho años de ejercicio profesional, puedo afirmar que no hay una justicia única. Si se trata de asuntos que rozan al poder, resulta suficiente saber quiénes serán los jueces intervinientes para conocer el resultado por anticipado, sea porque los magistrados federales se alquilan, sea porque temen a los "carpetazos". Hay otra, gracias a Dios conformada por la enorme mayoría de los magistrados, que ejercen su labor con independencia, con dedicación, con conocimiento y con eficiencia. Pero hay una tercera, ante la cual los ciudadanos de a pie estamos desamparados, que está corroída por la corrupción y por la ignorancia, y en la cual el fallo dependerá de un soborno, del desconocimiento del derecho o, simplemente, de las relaciones personales. En los Estados Unidos los pueblos y ciudades chicas eligen por voto popular y periódicamente a sus jueces de menor cuantía, a sus fiscales y a su jefe de policía locales; como se trata de pequeñas comunidades y en ellas todo el mundo se conoce, resulta fácil hacer un seguimiento permanente de la capacidad para ejercer el cargo y, sobre todo, de la evolución patrimonial del funcionario. Tal vez, sería bueno que comenzáramos a aplicar algo así en la Argentina y, luego, delegar en los propios jueces inferiores la elección de quienes deberán integrar los órganos superiores; se conocen entre ellos lo suficiente y sabrán optar por los mejores. El otro aspecto, más grave aún, es la incidencia que el reciente y cuestionado fallo podría tener sobre nuestras relaciones internacionales. Con Irán y Rusia involucradas, y con China con una base científico-militar en Neuquén, comienza a tomar singular importancia el tema Malvinas. Tal como dijera Andrés Cisneros en una imperdible nota (http://tinyurl.com/oad2yr9) en La Nación, nuestra torpeza en la materia dio una excusa ideal al Gobierno británico para decidir una repotenciación de su asentamiento militar en las islas, amén de alejar cualquier posibilidad de negociación sobre su soberanía. Y es lógico que así sea, tanto por el control occidental del Atlántico Sur, puesto en peligro por estas raras alianzas que la noble viuda ha concertado, cuanto por las consecuencias que acarrearán cuando sea discutida la propiedad -o, al menos, el derecho a explotar sus recursos- sobre la Antártida; nuestras pretensiones territoriales allí se solapan con las de Gran Bretaña y de Chile. Mientras nuestro país siga dando bandazos y no asuma una postura -cualquiera- seria en la geopolítica internacional, no tendremos el peso necesario para reclamar un asiento en la mesa de negociaciones. Para terminar, dos comentarios breves. El primero, relacionado con el papelón de nuestro egregio Ministro de Economía, el groucho-marxista Axel Kiciloff cuando, acorralado por una periodista, debió reconocer que ignora -o, peor, oculta- cuántos son los pobres e indigentes en la Argentina doce años después de la llegada de los Kirchner y su "modelo" al poder; su papel en ese sketch recuerda a su antecesor en el cargo, Hernán Lorenzino, cuando una reportera extranjera le preguntó por la inflación y, ante la imposibilidad de ofrecer una respuesta que no hiriera el "relato", entonó ante un micrófono que suponía apagado la frase que lo inmortalizará: "me quiero ir". Y el último con un balde de agua fría para los candidatos a suceder, cuando quiera que eso suceda, a la Presidente que hoy nos gobierna tan exitosamente. Para invertir el rumbo de colisión en el que encontrarán al país cuando les toque ocupar el sillón de Rivadavia, se necesitarán inversiones de enorme magnitud, que dicen creer que llegarán rápidamente. Sin embargo, me pregunto cómo se concretarán esas inversiones si cualquier proyecto, sea industrial o comercial, carecerá de la energía necesaria para funcionar, gracias al fabuloso plan de destrucción masiva que pusieron en marcha don Néstor y el inefable Ministro de Falta de Planificación, Julio de Vido. Deben recordar que las obras de generación eléctrica requieren de un plazo, en general prolongado, para madurar. Si se trata de generación térmica, se podría construir con cierta rapidez las plantas necesarias, pero será necesario proveerlas de gas, un insumo claramente faltante; si fuera generación hidráulica, los plazos -y los costos de construcción-, crecen exponencialmente, pudiendo llegar a los seis o siete años. No será el único problema que deberá afrontar la futura administración, ya que encontrará al Banco Central quebrado, una inflación sólo domada por la recesión, subsidios que ya resultan imposibles de afrontar, 30% de la población bajo la línea de pobreza, un alineamiento geopolítico injustificable, infraestructura -comunicaciones, rutas, puertos, ferrocarriles, energía- colapsada, parque industrial obsoleto, déficit fiscal desmesurado, caída en los precios internacionales de las commodities, incremento en las tasas de interés internacionales que restarán recursos, un default del que nunca salimos, insensata apreciación de nuestra moneda, miles de empleados públicos incapaces e innecesarios, narcotráfico creciente, la inseguridad cotidiana, un sistema impositivo asfixiante y regresivo, la dramática proliferación del juego, una fractura social de dimensiones inéditas, centenares de causas por corrupción de funcionarios, las cárceles abarrotadas de presos políticos y miles de etcéteras que, al menos hasta ahora, nadie dijo cómo piensa encarar. Por todo eso, y aún cuando la transición fuera pacífica -en lo que descreo- los tiempos por venir no dejan demasiado margen para el optimismo en materia social y económica; en cambio, sí estoy convencido que el próximo gobierno traerá, necesariamente, nuevas y renovadas formas de democracia, ya que el Congreso que emergerá de las elecciones estará sumamente fragmentado, y ello obligará a permanentes negociaciones, además de imposibilitar cualquier forma de autoritarismo despótico. Aprovechemos la Semana Santa que comienza hoy para rezar, cualquiera sea nuestro credo, por la Argentina del futuro, porque sea un país digno de ser entregado como legado a nuestros hijos y a nuestros nietos. Bs.As., 29 Mar 15 Enrique Guillermo Avogadro Abogado"

No hay comentarios:

Publicidad


Photobucket
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Lo mas leido

Enlacenos a su sitio

****************
****************

Noticias, opinion y actualidad

Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


Entretenimiento - Humor - Juegos

Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series


Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza